Cuando la multitud hoy muda, resuene como océano.

Louise Michel. 1871

¿Quién eres tú, muchacha sugestiva como el misterio y salvaje como el instinto?

Soy la anarquía


Émile Armand

jueves, febrero 16

Los procesos tecnológicos y las relaciones de poder

Todo dispositivo tecnológico, su diseño e implementación en la sociedad, está lejos de ser neutral; es más, hay que señalar su fuerte politización, ya que tiende a favorecer, en este caso, un sistema social jerarquizado, explotador y permanentemente creador de códigos sancionadores.

Dentro del anarquismo, junto a otros movimientos sociales, ha habido fuertes críticas hace el poder alienante de la tecnología sobre las personas y su impacto sobre la naturaleza. Ya Lewis Munford, en los años 30 del siglo XX, argumentó que las elecciones morales, políticas y económicas han dado forma históricamente a la sociedad tecnológica; el final de dicho proceso, para él, habría sido una civilización fundamentalmente estéril, que solo tiene en cuenta la productividad. No obstante, Munford se mostraba optimista y consideraba que una sociedad racional podría dirigir la tecnología hacia fines positivos. No tenía tal visión Jacques Ellul, que posteriormente, en torno a 1960, veía el proceso tecnológico como autónomo e imparable. En esa línea, Herbert Marcuse, en 1964, consideraba que el progreso tecnológico, al contrario de lo que el marxismo había predicho, había dado lugar a sociedades opulentas, con las personas alienadas y dóciles y con una capacidad excelente para controlar la disidencia. Los anarquistas han tenido en cuenta todas estas críticas, aunque es posible que existan posturas más recientes con una visión más amplia y más válida desde el punto de vista libertario. Uri Gordon, en Anarchy Alive!, señala la alta politización en los escritos académicos sobre tecnología. En lo que se está de acuerdo, es en que la tecnología no es neutral, ya que el diseño del entorno define los modos de comportamiento de las personas y sus relaciones sociales e incluso afectivas. Al crear y poner en funcionamiento tecnologías, de forma paralela se producen modificaciones significativas en los modelos de actuación y en las instituciones del ser humano. Dicho de otro modo, la elaboración de un sistema técnico, en el que las personas jueguen un papel, supone una una reelaboración de los roles y de las relaciones sociales.

Desde este punto de vista, el debate sobre la tecnología adquiere una profundidad en la que, desde nuestro punto de vista, los anarquistas debemos insistir. Por expresarlo de algún modo, hay que politizar esta polémica sobre la tecnología, ya que esta ayuda notablemente a asentar las relaciones sociales. En el caso de la sociedad jerarquizada de control en la que vivimos, son muchos los ejemplos de aplicaciones técnicas que dan lugar a un resultado social. Así, el uso de la tecnología precede a su uso real, por lo que la consecuencias sociales son predecibles. Las desigualdades en el reparto del poder, y de la riqueza social, son la causa de que el propio desarrollo tecnológico sea tendencioso y parcial en una determinada dirección; esta situación, por lo general, favorece los intereses del poder establecido. Si observamos el lugar de trabajo, desde grandes fábricas hasta cualquier tipo de pequeña tienda, comprobamos que la automatización e informatización subordinan al trabajador a un ritmo preestablecido restándole autonomía y autogestión en el proceso. El capitalismo influye, de forma obvia, en el desarrollo tecnológico y en sus aplicaciones; tanto a un nivel industrial, como gubernamental, con la financiación de universidades o en convenios entre lo público y lo privado. No es cuestión de pensar en una gran conspiración para mantener el estado de las cosas, sino observar el sistema de forma lógica al comprobar que la jerarquización estatal y el capitalismo busca las formas racionales de anular disidencias y alternativas. Podemos encontrar ejemplos de miembros de grandes empresas, que participan en consejos de investigación académica, o a la inversa, figuras de la política gubernamental y educativa, que terminan en el mundo corporativo de las multinacionales. Es el mundo "desarrollado" en el que vivimos.

Desde este punto de vista, y volviendo a lo que dijimos anteriormente, todo diseño tecnológico y su implementación están fuertemente politizados. Todo tecnología se considera viable si se ajusta a las relaciones sociales de poder existentes. Gordon, mencionando a otros expertos, concluye que, al margen de que la tecnología pueda estar algún día en manos de una sociedad racional autogestionada, en lo que hay que insistir es que en la actualidad se encuentra en las de poderes que asientan y favorecen una sociedad jerarquizada y explotadora. Del mismo modo, considerando que el proceso tecnológico da lugar a los roles y las relaciones sociales, hay que ver también que en la sociedad actual su implantación, por lo general, hace más eficiente la centralización y la jerarquía en los medios de producción. Puede considerarse, para gran parte de las personas, una baza a favor del sistema que ponen ante sus ojos, ya que la eficiencia parece primar sobre todo implantación tecnológica. En cualquier, caso cualquier tecnología merece analizarse de forma independiente y objetiva, de cara a dilucidar si está contaminada de esa politización que favorece un tipo de sociedad u otra. Por lo tanto, habría que tratar de contrarrestar toda visión neutral sobre la tecnología y falta de crítica hacia el progreso; el proceso sociotecnológico tiene una clara naturaleza jerárquica y explotadora. Hay todavía una crítica más radical, desde el punto de vista antiautoritario, y es que el dominio no se limita solo al diseño e implantación tecnológicos, también a su afán codificador de manera recurrente. Es decir, si la sociedad jerarquizada administra el conocimiento a su conveniencia, etiquetando a las personas como normales o no, en base a esos códigos también se desarrollan dispositivos tecnológicos de vigilancia, de sanción normalizadora o de análisis del tipo que sea (sanitario, educativo, judicial…), así como instituciones que los aplican (centros psiquiátricos, escuelas, cárceles…). 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada