Cuando la multitud hoy muda, resuene como océano.

Louise Michel. 1871

¿Quién eres tú, muchacha sugestiva como el misterio y salvaje como el instinto?

Soy la anarquía


Émile Armand

sábado, diciembre 16

Palabrería


Feliz el hombre
que de ser hombre abdica
y cambia de respiración,
recibe otro aliento
desde su alma ignota,

no escucha ya las voces
del miedo y la mentira,
ni la necia y feroz
palabrería de la muerte.


Un poema de Manuel Lombardo Duro perteneciente a Las voces indomables (Piedra Papel Libros, 2017). Publicado también en el número 1 de La Tormenta (Calumnia Editorial y Piedra Papel Libros, 2017).

miércoles, diciembre 13

Estar en contra, estar a favor


En nuestros días se nos impone a cada paso una toma de posición respecto a la masa amorfa de acontecimientos que estremecen a la opinión pública. Hay que estar a favor o en contra, porque el matiz engendra la incertidumbre, la incertidumbre lleva a la duda y esta, con frecuencia, a la costumbre de pensar por uno mismo. Y, en nuestro agitado mundo, eso es fatal. Debemos optar ya, sin muchos remilgos, por unos o por otros. Es urgente. A favor o en contra de los ucranianos, a favor o en contra de los rusos, o de la Unión Europea. Con la Ley o con los corruptos. Con los que protestan o a favor de la silenciosa pero temible corriente de los que asienten. Todos los días se nos ofrece la posibilidad de realizar este tipo de elecciones, ya se trate de Crimea o Venezuela, de Melilla o Cataluña. Las personas informadas se reconocen al instante por eso: siempre que se les requiere (y cuando no, también) tienen a mano su opinión, preparada para saltar a la palestra a favor o en contra de lo que sea. 

Desde que las masas entraron por la gran puerta de la Historia, de mano de las distintas Revoluciones, ya no hemos podido salir de ella en ningún momento. Y como el curso de la historia y sus catástrofes —desde el motor de combustión interna a las burocracias internacionales, pasando por la política de la Reserva Federal de los Estados Unidos—, tomar partido no es ya tanto una posibilidad como una obligación. 

Deberíamos, por eso, defender nuestra libertad de no pronunciarnos respecto a las continuas preguntas e inquisiciones diarias. Si no se pueden impugnar los términos en los que se plantea la pregunta, la opinión está trucada. Desposeídos de nuestra voluntad para la satisfacción de las necesidades básicas, se nos acumulan en cambio las cuestiones de actualidad más banales sobre las que pronunciarnos, y lo hacemos a menudo con la suficiencia del que lo ignora casi todo. Sin embargo las parcelas de nuestra vida que han caído bajo la administración técnica de unos aparatos inconmensurablemente complejísimos nos señalan con claridad en qué medida nuestra opinión a favor o en contra es inoperante en cuanto a aquello que nos incumbe más directamente.


- Juanma Agulles, en Piloto automático. Notas sobre el sonambulismo contemporáneo (Cul de Sac. Madrid: 2016).

jueves, diciembre 7

La necesidad de la negación




En lo que llevamos de año, han muerto más de 2.700 migrantes en el Mar Mediterráneo, pero las lavadoras tienen apps para el teléfono móvil; la epidemia de cólera en Yemen, de la que usted no ha oído hablar, ronda los 800.000 afectados y supera los 2.100 muertos, pero desde el punto de vista de la economía, la venta de armamentos no se diferencia de la venta de alimentos; el cambio climático desplaza a 22 millones de personas al año, pero usted discute con su compañero de trabajo por el aire acondicionado... ¿no ve cómo incluso la falacia ha elegido bando?

Anónimo



Escribió Artaud que nadie nunca ha escrito, pintado, esculpido, modelado, construido o inventado excepto para salir del infierno; sin embargo, bien cierto es que a través de cualquiera de esas formas de expresión y creación, ahora meras transacciones comerciales, se han traído a esta tierra moribunda no pocos infiernos de prisión, consumo, soledad y desasosiego.

Estas malas artes se han prostituido para apuntalar el pensamiento único y para silenciar, y ridiculizar, sus negaciones más rupturistas y transformadoras, relegándolas al frío de la alteridad y al agotamiento de la contracorriente; el sentido económico lo inunda todo, a la fuerza, ocupando los espacios comunes, pero también usurpando y asaltando aquellos esenciales de reflexión y acción.

Gozan dichas artes, ¿o tecnologías?, de gran demanda en todo lo que tiene que ver con los miedos de masas,donde los nuevos evangelistas son proxenetas de la palabra y violadores de la Historia que adoctrinan a sociedades infantilizadas y caprichosas a golpe de editorial, comercial o conexión en directo; como si tal farsa sólo aconteciera en los colegios y las universidades de los otros...

Los intelectuales a sueldo, ya no hay de otro tipo, se alinean por colores, banderas y gallardetes como si de una competición deportiva se tratara, pero todos juegan para una misma liga (unión o mezcla) que es medio y fin. Avalan las distintas opciones de una misma cosa, de la misma forma que se llenan las estanterías en un supermercado. Para un consumo de dogmas bien rápido y fácil.

Y es que no se trata de pensar demasiado, sino de elegir bando, marca e identidad. Se trata de forjar una igualdad ovina que corea, desde una ilusión de libertad, consignas esencialistas a escasa distancia del culo del vecino. Un rebaño hiperconectado e hiperinformado que no se entera de nada, pero lo transmite todo, que confunde las redes con las colectividades y que siempre sale trasquilado.

La resistencia y rebeldía de la otredad o de la extrañeza perturba y ralentiza la comunicación llana de loigual, escribía Byung-Chul Han en su “Psicopolítica”, acaso respondiendo a un retórico Cioran: ¿De qué proviene que en la vida [...] la rebelión, incluso pura, tenga algo de falso, mientras que la resignación, aunque brote de la abulia, da siempre la impresión de lo verdadero?. La negación es enemiga de la fluidez que se asocia a la verdad.

Así es que parece haber suficiente con una democracia, oscura pero correcta, que es del demos, gremial y etnocéntrico (Maillard) y que se sostiene en el krátos, el poder, pues este ordenamiento forzoso de colectivos obedientes (institucionalistas, constitucionalistas, patriotas,...) diluye, fácilmente, la capacidad de comprensión, compasión y generación de conocimiento de lo que ataña a lo común, al otro como a uno.

Frente al positivismo, la corrección y los oficialismos que adocenan, es imprescindible recuperar la capacidad, la organización y el valor de la negación, como palanca y semilla del pensamiento crítico y libre, mimbres, estos, en la igualibertad (Riechmann), para un escenario de emancipación social: Educación, (Anti)Pedagogía, Justicia, Solidaridad, Respeto, Horizontal, Apoyo Mutuo, Cooperación, Comunidad, Autogestión. Todo lo demás, es dēmokratía vulgaris, o peor.


 Alejandro Floría

lunes, diciembre 4

Algunas notas sobre el origen de las cárceles


Las cárceles, sorprendentemente, son un invento relativamente nuevo. Lo primero que es pertinente señalar es que la cárcel, como pena, no tiene más de 300 años. Aunque es difícil poner una fecha exacta en una época en la que los plazos y los lugares geográficos de aparición eran muchos más largos y estaban más desacompasados que ahora, la cárcel pasó a usarse como pena preestablecida en Europa entre el siglo XVII y principios del siglo XIX. El hecho de que hoy en día resulte muy difícil imaginar el funcionamiento de una sociedad sin una institución relativamente reciente, dan buena muestra de la fuerza que tiene. Al fin y al cabo, la cárcel es sólo una respuesta de las muchas imaginables y de las muchas que han existido a lo largo de la historia. ¿Una respuesta a qué?
El hecho de encerrar a alguien no fue algo nuevo, pues es una práctica bien antigua, si bien como una medida similar a lo que hoy se conoce como prisión provisional: garantizar que el acusado estuviese presente en el juicio, si es que alguna vez se celebraba. También se utilizaba para encerrar a la persona hasta que ésta restaurase el daño ocasionado (que, para deudas económicas, a veces equivalía a cadena perpetua, porque al estar encerrado no podía tener ingresos, y al no tener ingresos no podía satisfacer la deuda). Lo realmente nuevo era la previsión de una pena que consistiese en el encierro de por sí. Lo sorprendente es que, en un período tan corto de tiempo, esta nueva sanción adquiriese tal centralidad en el sistema de penas y se convirtiese en su eje principal. Para entender cómo esto pudo suceder, es necesario atender al contexto en el que surge esta institución.

A lo largo del siglo XVIII en Europa se desarrolla y asienta la Revolución Industrial, lo cual supuso importantes transformaciones. Para lo que aquí interesa, destaca el excedente de mano de obra no cualificada que la introducción de la nueva maquinaria en el proceso productivo significó. A su vez, y como consecuencia, comenzaron a desarrollarse grandes núcleos urbanos, y con ello un considerable movimiento migratorio de las zonas rurales a las urbanas, principalmente motivado por la búsqueda de trabajo. Aquí se dieron varias circunstancias que se entrelazaron. Por un lado, un excedente de mano de obra, por lo que mucha gente proveniente del mundo rural quedó desempleada. El cambio de vida en la gran ciudad era difícil de asimilar, pues el funcionamiento de las normas, de los valores, la forma de relacionarse con las personas, etc. eran distintas, produciéndose un desajuste entre las expectativas de comportamientos y funcionamiento del día a día y la realidad, que muchas veces desbordaba a los recién llegados. A su vez, precisamente por haber abandonado el medio rural, las personas emigradas sufrían la pérdida de apoyos fundamentales como los familiares y los amigos. La mezcla de estas situaciones dio lugar a situaciones de mendicidad, prostitución, alcoholismo y otras conductas que no estaban muy bien vistas por la moral dominante de la época. Además, y esto es clave, estas situaciones no afectaban a personas aisladas, sino que afectaba a grupos enteros de población. Es así como aparece la pobreza como un fenómeno social que afecta a grupos de población y que no se limita a casos particulares.

En este contexto es en el que aparecen instituciones de encierro, y en concreto la cárcel, como una respuesta a estas situaciones que se entendían como problemáticas o no deseables. De hecho, la aparición de la cárcel es coincidente en términos históricos con la aparición de otras instituciones de encierro como los psiquiátricos o los hospicios. La aparición de la cárcel no se debió a una respuesta concreta contra la delincuencia, sino que se encuadra dentro de cambios más profundos en la forma de entender y gestionar los problemas sociales, principalmente relacionados con la pobreza. En los términos contemporáneos, la cárcel surgió como una respuesta de política social.

A todo esto hay que añadir procesos más amplios, como la secularización de la sociedad. Con ella, la pobreza comienza a verse como un problema social, frente a la posición de la pobreza en sociedades más religiosas, donde era vista como una posibilidad de ganarse el visto bueno de Dios, y se consideraba una oportunidad para ayudar y hacer méritos divinos. La pobreza se convierte en algo sobre lo que hay que actuar; se convierte en un problema a solucionar. Esta forma de plantear las situaciones está relacionada también con el racionalismo que comienza a extenderse con la Ilustración. La cárcel aparece, así, como una solución viable frente a grupos de gente que molestaban en la calle o que eran vistos como un mal ejemplo.

Este planteamiento racional de los problemas, en los que se buscan las causas, para actuar sobre ellas y dar con soluciones adecuadas, está en la base de la posterior vinculación de cárcel y delincuencia. No obstante, antes es necesario señalar que se distinguía entre dos tipos de pobres: los aptos y los no aptos (para trabajar). Los pobres no aptos para trabajar eran considerados aquellos que tenían algún problema biológico o físico que les impedía trabajar. Para este tipo de pobres, existía comprensión y clemencia, y se les ayudaba porque se entendía que la naturaleza les había privado de esa capacidad. Desde la mentalidad de la época, que en algunos aspectos no es muy distinta de la actual, se entendía que los pobres aptos eran aquellos que, pudiendo trabajar, no lo hacían, principalmente porque no querían. En este sentido, existía una condena moral, y se negaba la ayuda porque se entendía que esa persona era responsable de su situación de pobreza. Para este tipo de pobreza se empezó a utilizar el encierro, también con ánimo de inculcar una disciplina y ciertos hábitos que hiciesen encontrar al pobre-vago el “buen camino” (las ganas de trabajar, se entiende). Poco a poco, así, la política adoptada para gestionar la pobreza se fue bifurcando, con un tinte más asistencial para los pobres no aptos (lo que posteriormente sería conocido como “política social”), y con un tinte más punitivo para los pobres aptos (lo que terminaría derivando en parte en la política criminal).

La cárcel surge, en primera instancia, como una respuesta a la pobreza, no a la delincuencia. Es a lo largo del siglo posterior, el XIX, cuando comienza a forjarse la relación entre cárcel y delincuencia, y la justificación de la una por la otra. Aunque las causas son discutibles, parece existir cierto consenso en que el origen está vinculado con el racionalismo, y con la observación que llevaban a cabo los empleados de estas instituciones de encierro sobre los internos. Al pensar que la clave para ayudar a los pobres aptos a llevar una vida “decente” era descubrir las causas, para actuar sobre ellas, se comenzó a investigar a las personas encerradas. En concreto, se dedicó un gran esfuerzo a reconstruir las historias de vida de estas personas, a fin de localizar los episodios concretos que pudieron hacer que estas personas acabaran así. Pasan así a dar gran importancia a las familias “desestructuradas”, a la relación con los padres, etc., y paulatinamente se genera un sujeto distinto, diferente del resto: el delincuente. Es así como poco a poco (son procesos largos) se genera el vínculo entre delincuencia y cárcel que hoy parece tan natural y evidente.

Es fácil imaginar que es un proceso bastante complejo, lento y con diferencias entre países igual de interesantes que sus similitudes. Todo esto ha dado lugar a explicaciones también dispares. Así, coexisten explicaciones que ubican estas transformaciones en cambios en la economía del poder y la formación de un discurso científico (Foucault) con otras que señalan su surgimiento como una consecuencia no intencionada de una voluntad bienintencionada de ayudar a los pobres (Rothman). También existen explicaciones que relacionan este proceso con la necesidad de inculcar a los campesinos la disciplina necesaria en las nuevas fábricas urbanas (Melossi y Pavarini) que conviven con teorías que señalan la importancia de la transformación de sensibilidades culturales y la formación de los Estados centralizados (Spierenburg), o hasta que, en su mayoría, el proceso se debió al humanitarismo de los reformadores (Ignatieff).

En todo caso, el objetivo de estas entradas sigue siendo abrir cuestiones para la reflexión, más que cerrarlas. Saber que la cárcel es un invento moderno, y que sus orígenes están ligados a la gestión de grupos de poblaciones marginales, es un paso más hacia su desnaturalización y consiguiente repolitización, pues la cárcel es, y siempre ha sido, un instrumento político (y no una mera respuesta automática y evidente a los delitos).


El articulo original de Ignacio González Sánchez se publicó en 2015 en http://thesocialsciencepost.com/es/2015/03/algunas-notas-sobre-los-origenes-de-las-carceles/

viernes, diciembre 1

Aluvión, de Enrique Falcón


XXXVIII



: los menores que duermen en los suelos de las fábricas de Adidas ®
y 300 millones de beneficios 1

: los veinte mil niños secuestrados para el trabajo forzoso en las plantaciones de Kraft Foods / Oreo-Suchard-Toblerone ®
y 10.000 millones de beneficios

: los enfermos que manifestaron ataques de apoplejía en los ensayos clínicos de Aventis ®
y 2.000 millones de beneficios

: los miles de jóvenes desaparecidos por la Junta Militar apoyada por la Ford ®
y 800 millones de beneficios

: los dos millones y medio de muertos en la guerra financiada con la compra masiva de coltan por parte de Bayer ®
y 1.000 millones de beneficios

: las trabajadoras arrestadas tras denunciar los acosos sexuales en las plantas textiles de C&A ®
y 100 millones de beneficios

: los 87 trabajadores que murieron calcinados tras las rejas de la factoría de Chicco-Prenatal ®
y 40 millones de beneficios

: los temporeros bananeros que fueron intoxicados y represaliados por la Fresh Del Monte Produce Inc. ®
y 100 millones de beneficios

: las montadoras de muñecas Barbie con un solo día libre al año en las fábricas jugueteras de la Mattel ®
y 600 millones de beneficios

: los sindicalistas asesinados por los escuadrones que entrenaron las envasadoras de Coca-Cola Company ®
y 4.000 millones de beneficios

: los comerciantes locales que expolió Unilever Group / Rexona-Axe-Elizabeth Arden ®
y 5.000 millones de beneficios

: los angoleños que escarbaron con su muerte la extracción del petróleo para Agip ®
y 4.000 millones de beneficios

: las trabajadoras humilladas en las "factorías de patio trasero" de la Gap ®
y 700 millones de beneficios

: los enfermos de esquizofrenia sometidos a los brutales ensayos de la Bristol-Myers Squibb ®
y 2.000 millones de beneficios

: los recolectores menores de 14 años expuestos a los plaguicidas de la Dole Food Company ®
y 30.000 millones de beneficios

: los campesinos expulsados de sus tierras por los proyectos mineros que financia el Deutsche Bank ®
y 3.000 millones de beneficios

: el pan tasado y comido con susto, la devastación partida de mi boca
y el furor que desarma las vasijas del hambre

: las torturas y las ejecuciones extrajudiciales operadas en los campos de gas de la Exxon Mobil ®
y 11.000 millones de beneficios

: los ciudadanos represaliados y ejecutados por las dictaduras que financia la Total-Cepsa-Elf ®
y 11.000 millones de beneficios

: las mujeres golpeadas por los supervisores de trabajo en las plantas asociadas a Disney ®
y 2.000 millones de beneficios

: las trabajadoras chinas que no pueden beber agua en las plantas neoyorkinas de DKNY / Christian Dior / Emilio Pucci ®
y 2.000 millones de beneficios

: los montadores desprotegidos en las maquilas mexicanas de la General Motors Corp. ®
y 1.000 millones de beneficios

: los 245 pacientes muertos por la ingesta del "Zyban" de la Glaxo Smith Kline ®
y 8.000 millones de beneficios

: los sindicalistas argentinos desaparecidos tras la denuncias efectuadas en la Daimler-Chrysler / Mercedes-Benz ®
y 3.000 millones de beneficios

: las obreras búlgaras desnudadas a la fuerza ante la dirección de las fábricas proveedoras de Levi Strauss ®
y 20 millones de beneficios

: los muchachos de entre 12 y 13 años con jornadas laborales de doce horas de la McDonald’s Corporation ®
y 1.000 millones de beneficios

: los pobladores de las selvas arrasadas por Mitsubishi Corp. ®
y 700 millones de beneficios

: los centenares de miles de bebés africanos que murieron por las campañas de propaganda de Nestlé S.A. ®
y 5.000 millones de beneficios

: los campesinos empobrecidos por las prácticas de "robo por patente" de Monsanto ®
y 1.000 millones de beneficios

: los muchos que cayeron bajo las armas importadas por BP ®
y 8.000 millones de beneficios

: el millón y medio de personas forzosamente desplazadas por los proyectos hidroeléctricos de Bosch-Siemens ®
y 2.000 millones de beneficios

: las trabajadoras que tras quedarse embarazadas son despedidas en las fábricas de Samsung ®
y 5.000 millones de beneficios

: los empleados que duermen hacinados en las fábricas de Wal-Mart ®
y 5.000 millones de beneficios

: los activistas ejecutados por el gobierno con la complicidad de la Royal-Dutch Shell Group ®
y 10.000 millones de beneficios,

y 10.000 millones de beneficios,

y 10.000 millones de beneficios.


1 Los millonarios beneficios anuales de estos grupos empresariales corresponden al ejercicio 2002 y están expresados en euros. Fuentes: comunicados de prensa e informes económicos publicados por las respectivas empresas durante el primer trimestre de 2003 (ref.: K. Werner y H. Weiss: Das Neue Schwarzbuch Markenfirmen, Viena, agosto de 2003).




ENSAYANDO UN GRITO POR DETRÁS DE LA TORMENTA





(…) Quiero hablarte de él, porque creo que el anarquismo es la cosa más preciosa y más grande que el hombre ha pensado nunca…”



(Alexandr Berkman)





para Antonio







En este lugar

la marea se nos come los dedos:

apenas en cuclillas

nos avisan los muertos su tardanza azul.

Tú y yo buscamos, Antonio, mientras tanto que pare

la mentira del mundo,

el miedo en nuestras uñas,

el cansancio por pasar cuando vuelvan los disparos.

Por detrás de las tormentas bailan nuestros muertos

en un canto imposible de heridas y lianas:

fértiles deshechos

que nos han de crecer brutalmente en la boca

y entonces irrumpir al final de los poemas.

Encendemos antorchas por detrás de la montaña

hasta que, mudos, nos quemamos la lengua

con la cal aún ardiente de todas estas víctimas:

de ellas no más somos

su misma caída o su espera impenetrable.

Y así nos queremos, mientras hay la resistencia:

tensos e increíbles arañando la calle:

ensayamos un grito por detrás de la tormenta,

ensayamos un grito por detrás de la tormenta.


Enrique Falcón. Aluvión. La oveja roja, 2017

martes, noviembre 28

12 historias ludditas

Antes de que te sumerjas en la lectura del libro, desde el colectivo editorial creemos importante hacer algunas aclaraciones sobre el mismo.En primer lugar, es importante aclarar que este libro es una recopilación de artículos. Algunos de ellos han sido publicados en el blog Negre i Verd (http://negreverd.blogspot.com.es/), otros en la publicación Libres y Salvajes (http://archivomoai.blogspot.com.es/) y otros son inéditos. Pese a que son artículos independientes, mediante su unión se crea un hilo conductor capaz de dotar al texto de una visión global del tema.

Los llamados ludditas fueron artesanos y trabajadores ingleses del sector textil, que a principios del siglo XIX se opusieron a la introducción de nuevos telares y maquinaria, con la intención de defender no sus oficios, sino su modo de vida y su manera de entender el mundo.

Los protagonistas de estas historias, que vivieron en distintas partes del mundo y en momentos y contextos muy diferentes a la Inglaterra decimonónica tienen, a nuestro parecer, muchas confluencias con los ludditas ingleses, pese a que no se les atribuya dicha denominación. En primer lugar, comparten métodos con los ludditas clásicos, el sabotaje, junto con otras tácticas de resistencia, para defender su vida de la dominación fabril. Por otro lado, en todos estos actos de resistencia hay otro nexo común, la capacidad de entender los mecanismos de los que se sirve el poder para sustentar su dominación. Es necesario conocer la importancia de determinadas imposiciones históricas como el Sistema Métrico Decimal, el reloj o la fábrica a la hora de analizar críticamente las causas y consecuencias de las nuevas imposiciones que el sistema tecnológico nos camufla en forma de necesidades (Internet y la acumulación de datos, la seguridad y la videovigilancia...). Del mismo modo es importante conocer de qué forma se desarrollaron las resistencias a estas innovaciones ya que servirán de ayuda a quienes enfrentan la sociedad tecnológica del siglo XXI como un leviatán al que intentar derrotar.


Puedes descargarlo aquí o para pedidos en blogmoai@gmail.com

sábado, noviembre 25

El Estado-nación, una creencia mítica y mistificadora

La creencia nacionalista, que no deja de ser una forma de religión secularizada, en la que el Estado parece ocupar, como instancia trascendente, el lugar que antes era propio de Dios, se nutre de un lenguaje patriótico, grandilocuente y redentor, que alimenta los deseos, ilusiones y temores de las personas, para encubrir intereses muy terrenales por parte de una minoría de dirigentes y privilegiados.

Antes del siglo XVI, no puede hablarse de existencia del Estado como organización política, al menos no en el sentido moderno. Es Maquiavelo, como gran teórico del Estado moderno, el que lo define como un sistema centralizado con el poder de controlar y ejercer el uso de la fuerza en un determinado territorio y contra un pueblo concreto. En esa definición, es explícita la subordinación de la sociedad a una instancia externa: el Estado. El Estado moderno se origina en base a dos factores primordiales: los impuestos y la guerra. En el primer caso, es el desarrollo de los impuestos lo que conduce a la precisión y centralización de las técnicas administrativas; se crea, consecuentemente, un cuerpo especial de funcionarios. En este aspecto, la creación de la administración de justicia, con las sanciones por multas diversas, contribuye no poco también a moldear la nueva concepción del Estado. Se va conformando así, una instancia abstracta conocida como Estado-nación, una autoridad suprema basada en la unidad política en el espacio y en el tiempo, y en instituciones impersonales y diferenciadas que consiguen la lealtad y subordinación de las personas en base a impuestos directos y sentimientos de pertenencia.

Es esa búsqueda de consentimiento por parte de la sociedad, de los de abajo, lo que caracteriza al Estado moderno. Es por eso que acaba creándose la "ficción" de la representación, que se encarna en la voluntad colectiva de asambleas y parlamentos. Así, se conforma también una instancia jurídica abstracta, un cuerpo político que recoge la soberanía absoluta. Es muy posible que el Estado moderno, que no deje de ser una nueva forma de las viejas estructuras autoritarias, empiece a existir verdaderamente cuando no necesita recurrir a la fuerza, ni aun a su amenaza, para hacerse reconocer. El aparato estatal no deja de ser una instancia imperativa, por encima de toda voluntad individual, ya que las personas tienen la obligación de someterse a sus decisiones políticas. Esta legitimidad la logra, en gran medida, por el sometimiento voluntario que le proporciona la gente. Así, no hay que reducir el Estado únicamente a sus aparatos, como el gobierno, la administración, la policía, el ejército o la escuela, ya que para poder existir necesita de un imaginario social, de la organización de su mundo socipolítico en base a su propio modelo o paradigma. Ese imaginario que da lugar al Estado necesita de un proceso mental y voluntario, por lo que se basa en la creencia de las personas. Esa creencia se alimenta de representaciones, imágenes, ideas o valores, que legitiman ese poder centralizado de carácter supremo bien diferenciado de la sociedad civil.

Si en otros tiempos, ese espacio simbólico de legitimación estaba ocupado en la gente por lealtades más primitivas, como la tribu, el clan o la familia, ahora es el Estado el que se apropia de ella. En este caso moderno, la capacidad regulativa de la sociedad, el poder político, queda en manos de una minoría en base además a la ilusión de la representatividad. El Estado, que no deja de ser una forma concreta de organización política, contingente, no necesario, se reapropia de un poder que podría residir en la sociedad. Es por eso que puede definirse el aparato estatal como una alineación política. Hemos hablado, no solo de Estado, sino de Estado-nación, ya que son dos conceptos que van indiscutiblemente unidos. El concepto de "soberanía nacional", al igual que el de sufragio universal (no olvidemos el carácter democrático del Estado moderno) se acabó convirtiendo en una especie de creencia religiosa de naturaleza política. En la creencia en el Estado-nación, como ocurre en toda religión, se asegura cierto bienestar a cambio de la redención personal. Para una minoría de dirigentes, no hay nada mejor que fomentar la creencia en las personas, hacerla pensar que una instancia superior, soberana, va a aportar color y contenido a sus vidas. Por supuesto, se está fomentando la creencia en una estructura jerarquizada y autoritaria, la subordinación a una instancia superior, que antes se llamaba Dios y ahora Nación (o Estado, estrecha y parece que necesariamente vinculados).

Si antaño se discutía, entre teólogos, si era Dios quien daba lugar a la religión o era a la inversa, en la época contemporánea el debate será quién origina al otro, si la nación al Estado, justificando el patriotismo, o al revés mediante la propaganda patriótica. Aunque es posible que existe cierta mística en el asunto, ya que hemos hablando de una especie de traslación de la creencia religiosa a lo político, no hay que olvidar los intereses muy terrenales de una minoría privilegiada. Así es, la credulidad de las personas en conceptos como "intereses nacionales", "capital nacional" o "espíritu nacional" encubre la ambición muy terrenal de políticos y empresarios. Como en todo tipo de teología, con su lenguaje trascendente y metafórico, se esconden problemas muy reales, en base a deseos y temores humanos por un lado, y a los privilegios de unos pocos por otro. De ese modo, detrás de toda veleidad nacionalista, una especie de religión secularizada, hay una ambición de poder, el poder centralizado del Estado sobre un territorio, por lo que el imaginario social se alimenta de esa estructura jerarquizada para que no existen aparentemente alternativas. La realidad es que si el poder se retroalimenta, y afianza en el individuo el sentimiento de ser sometido o de ser sometedor, es posible una cultura que otorgue al ser humano una conciencia diferente. auténticamente liberadora. Una conciencia en la que no exista la posibilidad de dominar o ser dominado, y se sea consciente del potencial creativo de la humanidad junto a una concepción de la libertad y la cultura todo lo amplia posible.


miércoles, noviembre 22

Dentro de las jaulas [Libro]


Liberación animal y encarcelamiento.

Lewis Pogson.

El 6 de enero de 2008, activistas del Frente de Liberación Animal entraron en Highgate Farm, un criadero de conejos destinados a la experimentación animal, situado en Lincolnshire, Reino Unido. Liberaron 129 conejos, llevándolos a lugares seguros y provocaron unas pérdidas económicas de 750.000 libras a los dueños de la granja.

Seis meses después, Lewis Pogson fue detenido y acusado de ser el autor de dicha acción. Fue condenado y pasó doce meses en arresto domiciliario, once en la cárcel y 18 en libertad condicional. En ningún momento incriminó a otros activistas ni mostró arrepentimiento alguno.

Durante el tiempo de condena escribió varios artículos, cartas y entrevistas que reflejan sus pensamientos y experiencias como preso político que ha perdido temporalmente su libertad para conseguir que otros disfruten la suya por primera vez y para siempre. El día a día del encierro, la naturaleza del movimiento por la liberación animal o la importancia de los posicionamientos individuales frente a la injusticia son algunos de los temas que aborda Lewis, siempre desde la cercanía y la espontaneidad.

Añadimos como apéndice «Tras la prisión», una compilación de cuatro artículos escritos por presos políticos animalistas y ecologistas contando sus vivencias y reflexiones sobre el reto de volver de nuevo a una vida que ha sido quebrada por el encarcelamiento.

Ochodoscuatro Ediciones, Madrid 2016

domingo, noviembre 19

Los Emisarios de la Nada - Historia del Nihilismo Ruso y su relación con la anarquía

"Una punky borracha con una botella de cerveza en la mano y una blasfemia gratuita en la boca, un intelectual que lo pone todo a parir sin levantarse del sillón de su casa, una bohemia moderna que coquetea con lo que ella misma llama pretenciosamente arte, o un okupa jovenzuelo y “radical” que sufre una erección cada vez que tira una piedra a la cristalera de un banco, son algunas de las imágenes que generalmente evoca en la mayoría de la gente la palabra “nihilista”; eso cuando no simplemente la figura de un misterioso personaje de cabellos largos y barba, ataviado totalmente de negro, con ojos de poseso y una bomba de mecha en la mano. Falsedades, manipulaciones y caricaturas alrededor del nihilismo, incomprensión, cuando no desconocimiento, sobre lo que persigue – sobre todo lo que ha perseguido históricamente -, y una absoluta ignorancia dentro de los círculos antagonistas, lo cual es aun más preocupante, sobre el movimiento nihilista, es lo que se palpa en el ambiente, sobre todo en el activismo político de corte radical en relación al nihilismo y su posterior transformación en la corriente insurrecionalista del anarquismo. Se tiene al alcance de la mano miles de libros sobre comunismo libertario o marxismo, sobre las revoluciones rusa, española o mexicana, sobre los años de plomo en Italia, sobre los consejos obreros, sobre el MIL y los grupos autónomos, sobre el anarcosindicalismo, sobre los ilegalistas,... en fin, sobre un largo etcétera de corrientes, movimientos y periodos radicales e insurrectos a lo largo y ancho de la Historia. Hay de todo, excepto el nihilismo, condenado al olvido."

Descargar Libro [PDF]

Libro físico y fuente: http://edicionesexnihilo.blogspot.com.es/2014/09/los-emisarios-de-la-nada-historia-del.html

jueves, noviembre 16

Sentado sobre los muertos

Sentado sobre los muertos
que se han callado en dos meses,
beso zapatos vacíos
y empuño rabiosamente
la mano del corazón
y el alma que lo sostiene.

Que mi voz suba a los montes
y baje a la tierra y truene,
eso pide mi garganta
desde ahora y desde siempre.

Acércate a mi clamor,
pueblo de mi misma leche,
árbol que con tus raíces
encarcelado me tienes,
que aquí estoy yo para amarte
y estoy para defenderte
con la sangre y con la boca
como dos fusiles fieles.

Si yo salí de la tierra,
si yo he nacido de un vientre
desdichado y con pobreza,
no fue sino para hacerme
ruiseñor de las desdichas,
eco de la mala suerte,
y cantar y repetir
a quien escucharme debe
cuanto a penas, cuanto a pobres,
cuanto a tierra se refiere.

Ayer amaneció el pueblo
desnudo y sin qué comer,
y el día de hoy amanece
justamente aborrascado
y sangriento justamente.
En su mano los fusiles
leones quieren volverse:
para acabar con las fieras
que lo han sido tantas veces.

Aunque le faltan las armas,
pueblo de cien mil poderes,
no desfallezcan tus huesos,
castiga a quien te malhiere
mientras que te queden puños,
uñas, saliva, y te queden
corazón, entrañas, tripas,
cosas de varón y dientes.
Bravo como el viento bravo,
leve como el aire leve,
asesina al que asesina,
aborrece al que aborrece
la paz de tu corazón
y el vientre de tus mujeres.
No te hieran por la espalda,
vive cara a cara y muere
con el pecho ante las balas,
ancho como las paredes.

Canto con la voz de luto,
pueblo de mí, por tus héroes:
tus ansias como las mías,
tus desventuras que tienen
del mismo metal el llanto,
las penas del mismo temple,
y de la misma madera
tu pensamiento y mi frente,
tu corazón y mi sangre,
tu dolor y mis laureles.
Antemuro de la nada
esta vida me parece.

Aquí estoy para vivir
mientras el alma me suene,
y aquí estoy para morir,
cuando la hora me llegue,
en los veneros del pueblo
desde ahora y desde siempre.
Varios tragos es la vida
y un solo trago es la muerte.


Miguel Hernández, del libro "Viento del pueblo". 1937

lunes, noviembre 13

Orgullo TransMaricaBollera/Queer ¡No quiero ser normal!


Todo el mundo se ha vuelto locx con la noticia de que ya en todos los estados de Estados Unidos te puedes casar, independientemente de tu condición sexual. Pues nosotrxs queremos reclamar nuestro derecho a NO casarnos. Parece ser que las personas necesitamos recibir el visto bueno de estados y gobiernos, o lo que es aún peor, de sectas religiosas para poder aspirar a la condición de seres humanos. NO queremos recibir el visto bueno de ningún estado, gobierno o religión, NO queremos que sean ellos los que decidan si la relación que mantenemos con otras personas vale o no vale, es legitima o no lo es, y si tiene el mismo nivel que otras relaciones de otras personas. NO QUEREMOS NI NECESITAMOS SU ACEPTACIÓN. NO queremos que para ser aceptados tener que “Heterosexualisarnos”, entrar en su absurda normalización, tener que casarnos, comprarnos una casa, un coche, una lavadora, tener un trabajo, adoptar niñxs e ir los domingos a comer con la familia. ¡NO QUEREMOS SER NORMAL! Odiamos su normalidad, y nos parece de los castigos mas absurdos que nos podrían imponer. Ser “unx más”. Ya hemos visto lo que sufren con sus vidas “normales” con sus relaciones afectivas “normales”, y con sus sexualidades “normales”. Sobretodo con sus sexualidades normales. Y no, no queremos ser como tú, no nos gusta nada tu vida de heterosexual, normal y aceptado, y no necesitamos en absoluto tu beneplácito para vivir plenamente nuestra sexualidad o lo que nos de de la gana.

Parece ser que el activísimo de algunxs se basa en la normalización de nuestras vidas y relaciones afectivo-sexuales. En arrastrarnos para buscar que nos acepten los que siempre nos han rechazado y perseguido; estados, gobiernos, iglesias,… En poder entrar en el ejercito o en cualquier otro cuerpo represivo del estado y poder decir que no somos heterosexuales. Osea, en convertirnos nosotrxs mismxs también en opresores y verdugxs de nuestrxs compñaerxs y hermanxs. En tener los mismos privilegios que ellxs. En resumidas, su activismo se basa en la heterosexualización de nuestras vidas. Respetamos el camino que cada uno elige para luchar, como no podía ser de otra manera, pero ni compartimos ni nos sentimos identificados, ni es nuestras lucha. No queremos heterosexualizarnos ni normalizarnos. No queremos ser verdugxs y opresorxs. No queremos tener privilegios. Todo lo contrario, queremos salir públicamente y romper con su normalidad. Queremos demostrarle que ni somos como ellxs, ni queremos serlo, que no nos merecemos tan cruel castigo. queremos hacer templar los cimientos de su absurda sociedad y escala de valores. Queremos vivir en plena libertad y goce de nuestras relaciones afectivas, en plena libertad de nuestra sexualidad, y para ello, les aseguro, que no tenemos que pedir permiso a nadie.

Ni siquiera reivindicamos leyes que nos defiendan. Porque nuestra fuerza reside no en sus leyes, sino en la solidaridad y ayuda mutua entre nuestrxs hermanxs y compañerxs. Que devolveremos golpe por golpe, agresión por agresión, que si tocan a unx nos tocan a todxs, y que hemos decidido pasar de un posición de defensa al ataque. No tenemos ningún miedo, al contrario. Que tiemble aquella persona que cree que puede atacarnos de cualquier forma y salir impune. Que cree que goza de la protección de su estado, de su gobierno y de sus policías para llevar a cabo cualquier acción o actitud que intente atentar contra nuestra dignidad. TIEMBLA. Porque que sepas que vamos a por ti. TODXS. Y que no descansaremos hasta devolverte golpe por golpe, allí donde te escondas. No permitiremos ni la mas mínima broma, ni la mas mínima ambigüedad al respecto.

Igualdad Real. Ser tratados como cualquier heterosexual. ¡Como va a ser eso! No queremos ser tratados ni vistos como heterosexuales, porque no lo somos ni queremos serlo. Sería insultante. No queremos ser iguales a ellxs. Queremos que toda nuestra vida, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, con quien o quienes nos acostamos, y como nos acostamos, cuando salimos a la calle y nos enfrentamos a esta sociedad y a esta absurda dictadura heterosexual impuesta con la que nos bombardean día y noche, que nos quieren imponer por todos los medios a su alcance, mas allá de que te permitan entrar por su aro, heterosexualizarte y normalizarte, sea una vida de combatividad, que nuestros cuerpos, y relaciones afectivo-sexuales sean actos de rebeldía e insurrección contra su dictadura, que nuestra actitud y también porque no, nuestra estética sea un puñetazo en su cerrada, podrida y casposa moralidad.

¡SI, EXISTIMOS, NO ENTRAMOS POR VUESTRO ARO, Y NO, JAMAS, JAMAS, JAMAS, QUERREMOS SER COMO USTEDES! NUESTRA VIDA, TODA NUESTRA VIDA, NUESTRAS RELACIONES, NUESTRA SEXUALIDAD LA VAMOS A VIVIR PLENAMENTE, EN LIBERTAD, SIN TENER QUE PEDIR PERMISO A ABSOLUTAMENTE NADIE. NUESTROS CUERPOS SON CAMPOS DE BATALLA CONTRA SU DICTADURA “NORMALIZADORA”, Y ESTAMOS EN LAS CALLES. LO ENTIENDAN O NO LO ENTIENDAN, LO ACEPTEN O NO LO ACEPTEN.


viernes, noviembre 10

Defender la tierra no es delito


DEFENDER LA TIERRA NO ES DELITO – SOLIDARIDAD CON LOS ENCAUSADOS POR OPONERSE A LA DESTRUCCIÓN DEL TERRITORIO

 El 28 de mayo de 2010, la Conselleria de Infraestructuras y Transporte de la Comunidad Valenciana anunciaba la construcción de una línea de Alta Tensión entre los municipios de Onteniente y Alcoi, que pasaría por zonas de alto valor paisajístico. El 7 de septiembre de 2010, varios incendios intencionados arrasaron 2.500 hectáreas de sierra, que casualmente se encontraban por donde habría de pasar la línea de Alta Tensión. El rechazo que genera esta infraestructura crece después de los incendios, pues impedirían el ciclo de repoblación y aumentarían la desertificación. Los estudios de impacto ambiental encargados por la propia Conselleria son desfavorables al proyecto, y diversos ayuntamientos de los municipios afectados se oponen activamente a su construcción, de la que se hará cargo Iberdrola, multinacional energética española que posee el dudoso honor de figurar en el ránking de las 10 empresas más contaminantes del país.


 El inicio de las obras provocará una activa resistencia por parte de los vecinos de los municipios de la zona, oposición que se prolongará durante más de un año y se articulará en torno a la Plataforma contra la Alta Tensión. Entre sus actividades figuraban las marchas de protesta a las obras; en una de ellas, la Guardia Civil identificó a las personas que allí había: posteriormente se detendría a 4 personas, para quienes la Fiscalía pide 1 año y dos meses de cárcel, además de 17.000 euros de indemnización por delitos de daños y desobediencia. Finalmente, y pese a la oposición vecinal, las obras de la Alta Tensión se llevaron a término.
 
En septiembre de 2016 estaba previsto el juicio, pero se suspendió por incomparecencia de la parte denunciante (dos empresas subcontratadas por Iberdrola). El próximo lunes 13 de noviembre se reanudará el juicio en Valencia contra estas cuatro personas por su participación en la oposición vecinal a la Alta Tensión.

La defensa del territorio, y la denuncia de los intereses económicos que asolan comarcas y localidades con total impunidad, llevó entonces a muchas personas a movilizarse para detener la construcción de aquella infrastructura. Más de seis años después, la llamada justicia pretende castigar a quienes defendieron sus sierras y plantaron cara a la administración y a las empresas.

Quienes vivan cerca de Valencia que acudan a la concentración ante los juzgados convocada este lunes a las 9:00 de la mañana ante la Ciutat de la Justícia.

martes, noviembre 7

Pensamientos y prácticas radicalmente emancipadoras

Si las personas, como vemos actualmente en la realidad española, buscan constantemente refugio en viejas o nuevas formas de alienación, con servidumbres voluntarias y banderas de distinto pelaje, hay que insistir en un pensamiento antiautoritario, radicalmente emancipador, propiciador de lo mejor de lo que es capaz el ser humano en aras de una comunidad libre y solidaria.

Es muy posible que el poder, como sostenía Foucault, sea poliédrico, que se produzca, no solo en el Estado o en las empresas capitalistas, también en cualquier otro ámbito humano, incluso en lo que vemos a diario en el mismo entorno urbano. Desde que nació como una de las corrientes modernas más radicalmente emancipadoras, el anarquismo y los anarquistas se han esforzado por combatir ese poder entendido como cualquier forma de dominación. No es necesario, por supuesto, conocer los grandes libros anarquistas, o de teoría política en general, ya que ese rebelarse contra la autoridad coercitiva se produce, tantas veces, de forma instintiva. Desgraciadamente, de forma paralela a esa condición rebelde y libertaria, en el ser humano se da todo contrario y acaba sucumbiendo a la tentación alienadora de la servidumbre voluntaria. Por supuesto, como no creemos que existe ninguna naturaleza o esencia humana, no pensamos que una condición u otra sean totalmente deterministas, las personas son más bien producto de cierto ambiente cultural, de unas determinadas prácticas sociales, por lo que los anarquistas han hecho bien en instalar y renovar en todo lo posible ese pensamiento radicalmente emancipador de rebelión contra todo tipo de dominación.

Sin ánimo de acaparar la lucha con la dominación, sí pensamos que el anarquismo ha sido el que más ha aportado a la misma, desde la propia etimología de su denominación, desde que nació explícitamente a lo largo del siglo XIX. Hemos insistido, tantas veces, en que muchas personas no desean adscribirse a priori a la enorme familia anarquista y, sin embargo, su actitud cotidiana está impregnada de esa condición libertaria. Por eso, haríamos bien los anarquistas, a pesar de esa asunción de todo una historia de casi dos siglos de luchas concretas, en no adoptar posiciones sectarias y dogmáticas bajo la bandera de una identidad colectiva (por muy roja y muy negra que sea). No es posible olvidar la historia, hay que recordar que en este mismo país hubo un intento de una revolución libertaria, tal vez la experiencia transformadora más avanzada de la historia. Sin embargo, mucho ha pasado desde entonces en el desarrollo de la modernidad, consolidado un sistema estatal y capitalista, opresivo y explotador, por lo que los anarquistas debemos revisar nuestras propuestas y confianza en un futuro mejor. Es cierto que el anarquismo se ha mostrado como la más coherente de todas las corrientes emancipadoras, especialmente en su comparación con el marxismo, convertido en una triste praxis en ese monstruo falaz denominado "socialismo real", por lo que a la fuerza está obligado a replantear sus certezas de forma continua. No obstante, el anarquismo, aunque exento de dogmas, y con la fuerza de sus convicciones éticas, debe luchar permanentemente para no quedarse estancado en la historia, para mantenerse vivo en todo ámbito humano.

El desarrollo de la historia contradice lo que, como doctrina supuestamente científica, afirmaba el marxismo. Es, tal vez, una muestra de la tendencia más dogmática del ser humano, incluso dentro de ideas que se pretenden emancipadoras. Así, incluso desde finales del siglo XIX, el marxismo ha sido objeto de revisión continua, aunque tantos se hayan refugiado en la ortodoxia y en una fidelidad a unos principios originarios con tintes más bien religiosos. A pesar de ello, y gracias a esas aportaciones renovadoras y heterodoxas, no hay que identificar al marxismo solo con la realidad de ciertos regímenes totalitarios, y como gran ejemplo tenemos la muy valiosa escuela de Fráncfort, precisamente como superación tanto del totalitarismo como del liberalismo, que ha tenido diversas etapas. Desde nuestro punto de vista, todas esas revisiones de la doctrina marxista, como transformación revolucionaria de la sociedad, se han acercado indiscutiblemente a diversas luchas contra la dominación, que mucho tienen que ver con el anarquismo: feminismo, ecologismo, antimilitarismo… Como han sostenido autores libertarios, tantas veces esa actitud dentro de la revisión marxista ha servido para justificar prácticas que no cuestionan radicalmente el poder jerárquico y caen de nuevo, de forma honesta o no, en viejos vicios que conducen a lo mismo. No hace falta dar nombres de fuerzas políticas, en la realidad actual de España, donde se han instalado ciertos populismos de izquierda cuyo origen es más bien explícito para quien lo quiera ver.

A diferencia del marxismo, el anarquismo no está obligado a confrontae una determinada visión política y de la historia con la realidad. Precisamente, desde los orígenes de ambas corrientes en el siglo XIX, es uno de los puntos que las ha distanciado, ya que la "conquista del poder" no es más que una estrategia del marxismo que forma parte de sus "certezas". Las ideas anarquistas no pueden, o no deberían, a pesar de ciertas actitudes reprobables, convertirse en teorías cerradas, doctrinas aceptadas o meras ideologías, ya que como sostiene Octavio Alberola, "el corpus ideológico el anarquismo (está) compuesto por una galaxia de pensamientos antiautoritarios suficientemente diversos", aunque a veces su muestran aparentemente discordantes: sindicalismo revolucionario, liberación personal, autogestión social, acción directa, educación emancipadora, amor libre… Las distintas manifestaciones que ha tenido, y sigue teniendo, el anarquismo (o antiautoritarismo) son producto, como suele aclarar Tomás Ibáñez, más de muy concretas prácticas sociales por parte de las propias personas, que de una teoría escrita a modo de guía. Es por eso que, a diferencia de otras corrientes convertidas en doctrina, el anarquismo se esfuerza permanentemente en poner en cuestión en sus experiencias transformadoras todo aquello que ya no resulta válido en el mundo actual. Una búsqueda permanente de un pensamiento liberador más consecuente con la realidad del momento.

Aunque siempre se ha insistido en las ideas libertarias en la adecuación de medios a fines, es tal vez una convicción que conlleva el peligro igualmente de la esclerosis, por lo que hay buscar un compromiso no dogmático con la realidad cotidiana, más que la confianza en grandes principios y discursos. Así, algunos han querido hablar de un nuevo anarquismo, aunque no dejaremos de insistir en los vínculos con el pasado, que no confía ya necesariamente en movimientos de masas que conducirán a un futuro revolucionario, ya que no dejaba de ser una forma de teleología, sino que trata de transformar la realidad aquí y ahora. Sea como fuere, además de esas valiosas prácticas, hay que seguir insistiendo en un pensamiento radicalmente emancipador, antiautoritario y exento de "certezas". Máxime, cuando vemos a las personas continuamente buscar refugio en viejas o nuevos formas de alienación social y política.



sábado, noviembre 4

Reflexiones sobre los incendios de estos días en Galiza (por "Algunas elfas del bosque")


Estos días, Galiza fue otra vez noticia, pero el motivo no podría haber sido más catastrófico. Una oleada de varias decenas de incendios simultáneos, provocados y que arrasaron gran parte de los montes de Galiza y de parte de Asturias (hasta el momento). Con índices de hasta 50 focos declarados, es una de las peores oleadas de incendios de los últimos años, y que además de innumerables hectáreas quemadas y centenares de animales no-humanos muertos, heridos o sin hogar, ha dejado también a 4 personas muertas.

Tras varios días de incendios provocados, y de hilarantes y descaradas declaraciones de parte de miembros de la política autonómica y nacional, así como también de parte de sus portavoces mediáticos, escondiendo su propia responsabilidad a costa de culpar a un supuesto grupo de brigadistas despechados;  tras ver con impotencia y rabia cómo ardían una vez más los montes y los bosques galegos y las fuerzas supuestamente encargadas de sofocarlos hacían gala de una desorganización, desinformación y contradicciones que nos cuesta mucho no ver como deliberadas (por parte de quiénes dan las órdenes); tras días intentando participar como voluntaries para prestar nuestra ayuda para apagar fuegos, hacer guardias para proteger viviendas cercanas a zonas afectadas o calmar y dar apoyo moral y emocional a personas presas de la desesperación y el miedo; tras soportar las falsas condolencias del PP que mientras “lamenta los incendios” mantiene lazos muy estrechos con la directiva de la empresa de celulosas ENCE, principal responsable en Galiza y en buena parte del Noroeste ibérico del monocultivo de eucalipto, la epidemia de una especie invasora, pirófita y destructora del medio natural y de la flora autóctona… llega el turno de pronunciarnos.
Para nosotras, repetimos que no existen las casualidades cuando hay beneficios económicos de por medio y menos cuando esos beneficios van destinados a unas pocas manos que son quienes detentan el poder político y económico. En Galiza, es conocida de sobra la trama que vincula al PP con la empresa ENCE, pastera dedicada a la fabricación de papel, y con las madereras. Como director de la fábrica que ENCE tiene en Pontevedra tienes al señor Antonio Casal Lago, marido de María José Echevarría Moreno, Subdirectora General de Coordinación Ambiental de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructura de la Xunta de Galicia, la cual, además, tiene a su hermanita, Amaia Echevarría Moreno, de ejecutiva en dicha fábrica. Además, tampoco es casual que fuese Mariano Rajoy, presidente del gobierno del PP, quien, estando todavía en calidad de presidente en funciones, aprovechó lo que parecían (y al final no fueron) los últimos coletazos de su mandato para prorrogar la fábrica de ENCE en Lourizán, Pontevedra, otros 60 años más, con nocturnidad, alevosía y veraneo de por medio.

Esta corruptela se acompaña con una desastrosa política no sólo en lo que respecta a la ordenación territorial y a la absoluta negligencia en lo que respecta a la regulación del monocultivo eucaliptal sino también en cuanto a la gestión de los recursos económicos y la logística para la extinción de incendios. Ningún gasto en limpieza de montes y prevención durante el invierno (lo que provoca que se repitan cíclicamente los desastres en verano), promoción continua del eucalipto (lo que hace aumentar exponencialmente el peligro de que arda todo), y subcontratación en precario de las brigadas durante 3 o 4 meses de verano, con medios y material de mierda, mientras que muchos miembros de las brigadas forestales siguen en su casa subiéndose por las paredes porque les han dicho que “esperen órdenes” (al mismo tiempo que a las personas voluntarias que intentamos ir a ayudar nos cierran el paso y nos dicen que no tenemos formación ni preparación suficiente, que volvamos por donde hemos venido, que nuestra ayuda no es necesaria aunque estemos viendo el monte calcinarse a menos de 300 metros de nuestra posición). Si no recurren al personal cualificado y preparado, y al resto no nos dejan actuar porque no tenemos dicha preparación… ¿Quiénes pretenden que apaguen los montes?

¿Cómo se vincula todo esto? La empresa ENCE a la que pertenece la pastera de Pontevedra se dedica a fabricar pasta de papel y por lo tanto, compra madera de eucalipto, y todo el mundo sabe que el eucalipto quemado, si bien es madera de peor calidad, vale igualmente para la fabricación de pasta de papel, con el aliciente de que es mucho más barata. Como hemos dicho al principio, no creemos en las casualidades.

En los medios de comunicación primero notificaron que 400 brigadistas habían sido despedidos, y luego, una vez llegaron los incendios, se atrevieron a echarles la culpa, al mismo tiempo que decían que su ausencia no era relevante para los trabajos de extinción, a pesar de que muchos otros permanecían preparados pero inactivos “esperando órdenes” y de que desde otros territorios del Estado los envíos de unidades eran realmente irrisorios (suponemos que se debe a que la destrucción del medio natural en Galiza no es tan importante como el Referéndum del independentismo en Cataluña y que, además, al fuego no se le puede aplacar con hordas de cocainómanos repartiendo pisotones, palizas y lanzamientos escaleras abajo, único modus operandi conocido por los cuerpos de “seguridad” del Estado español). No obstante, nosotres sabemos que tras esto no están los brigadistas parados, quienes normalmente acceden sólo a contratos discontinuos y saben muy bien lo peligroso y destructivo que es un incendio forestal (precisamente porque son quiénes se juegan la vida para apagarlos mientras en la Xunta se llenan la boca con discursitos y señalan con el índice de una mano mientras con la otra recogen discretamente los beneficios de sus tramas). Detrás de esto hay responsables muy claros, y una cadena de decisiones políticas nefastas que una vez más nos conduce hasta una conclusión terrible: Los montes galegos (y no sólo) son el cheque en blanco de políticos y empresarios de algunas industrias, un cheque del que extraer ganancias (aparentemente) ilimitadas a costa de la salud, el bienestar, la autonomía y las vidas de las personas que habitamos los lugares afectados, sufriendo todos los años nubarrones negros que oscurecen el cielo, olor a madera quemada y humo, noches sin dormir porque estamos apagando fuegos o desvelados por la impotencia y las lágrimas, y la visión desoladora de paisajes arrasados en los mismos montes donde jugábamos de niños y donde soñábamos que algún día nos iríamos a vivir entre cabañas en los árboles, lejos de la aburrida y monótona vida de la ciudad.

Sabemos muy bien que para quienes nos gobiernan y explotan nada de esto tiene importancia, y no debéis malinterpretar nuestras palabras como un intento de pedirles algo, no estamos solicitando ni demandando una mejor gestión de recursos o una mejor administración forestal. Sería ingenuo esperar algo así de un sistema como éste, que convierte la vida en mercancía y ganancia y a cada ser vivo del planeta en un medio para obtener esa ganancia, cubriendo el planeta de ciudades grises y muertas, polígonos industriales semi-abandonados, minas a cielo abierto, fábricas, autopistas, vertederos, mataderos, granjas, prisiones, psiquiátricos o escombreras. Lo que sí queremos y nos gustaría es que estos hechos nos sirvan a todes para darnos cuenta de una vez de que la única salida que nos queda para salvar la naturaleza y nuestro medio es desertar de las filas de esta civilización inhumana, organizarnos y responder, desde la autonomía, la acción directa y la creación de estructuras, herramientas y medios propios para organizarnos y recuperar poco a poco nuestra vida y nuestro control sobre aquello que necesitamos, convirtiendo las ruínas en huertos, en espacios para vivir y conspirar, en bosques de frutales, y la rabia en acción para invertir la balanza y que de ese modo, destruir la tierra deje de resultarles tan rentable a quienes hipotecan el futuro por unos pocos millones más.

Porque como dijo Utah Phillips…
“La Tierra no se está muriendo, está siendo asesinada, y sus asesinos tienen nombre y dirección…”

No son accidentes, es terrorismo ambiental.
No son parados, son políticos y empresarios.
¡Okupación, resistencia, sabotaje!¡ENCE, PP, culpables!¡Ninguna agresión sin respuesta!
Algunas elfas del bosque.

PD: Para conocer y comprender mejor el padecimiento que supone la fábrica de celulosas de ENCE en la ciudad de Pontevedra recomendamos encarecidamente la lectura del artículo “ENCE y la paciencia de una ciudad gris”, publicado en el número 5 del boletín anarquista Abordaxe! (febrero 2016) (disponible aquí en castellano).


miércoles, noviembre 1

Nosotras

Cualquier día, nosotras,

a menudo invisibles

por los siglos de los siglos,

en lugar de negociar cuotas,

raciones de respeto

y  homenajes tardíos,

ocuparemos los asientos de nuestra vida

sin pedir permiso,

sin el visto bueno de la historia.



Cualquier día, nosotras, silenciadas

por los siglos de los siglos,

en lugar de comprar un libro,

un coche, un champú,

un bocadillo o un bonobús,

compraremos un mundo

y os devolveremos el vuestro.

El que habéis convertido en finca privada,

en apartheid milenario.



Y nuestro mundo

será un mundo con curvas o sin curvas,

un mundo rizado o liso,

con tacones o con zapatillas,

un mundo lleno de ríos,

de bosques, de plazas, de derechos,

todos los derechos que quepan

en nuestros bolsillos,

en nuestras cabezas,

en nuestras vidas.

Derechos cavando fosas

sobre los privilegios.



Y si los dioses de cualquier religión

vienen a instalar su franquicia de eterna culpa

o reclaman su ilegítimo poder

sobre nuestros cuerpos,

les cerraremos la puerta de la sinrazón

y haremos que coman de nuestra mano

racimos de uvas sin ira.



Y si la tristeza saca sus uñas

de lunes lluvioso sobre los días,

haremos de nuestra comunidad

la mejor trinchera,

una trinchera multiétnica y multiética,

multigénera y multifeliz.



Cualquier día, nosotras

borraremos del diccionario

las palabras: víctima, agresión,

invisible, machista, golpes, minuto de silencio.

Cualquier día, nosotras,

en lugar de encender una vela tras cada funeral,

ocuparemos el mundo

donde volver a ser quienes fuimos,

un mundo donde no será necesario

hacerle el boca a boca a nuestras vidas.



Cualquier día, nosotras

desde nuestra ventana observaremos

el final de la violencia

como quien observa un glaciar milenario

ardiendo a la deriva

y tal vez,

tal vez os tendamos un puente.

El único puente posible para llegar al otro lado

del mundo.

El puente de la igualdad.

Cualquier día,

nosotras.

Cualquier día,

nosotras.



Marta Navarro.