Cuando la multitud hoy muda, resuene como océano.

Louise Michel. 1871

¿Quién eres tú, muchacha sugestiva como el misterio y salvaje como el instinto?

Soy la anarquía


Émile Armand

martes, agosto 9

Biotecnología animal


LA BIOTECNOLOGÍA ANIMAL EN LA MESA

La biotecnología es la tecnología aplicada a la biología. Hoy en día se invierte mucho dinero para que se desarrolle a un ritmo acelerado ya que se ve y vende como una tecnología necesaria para poder crear recursos en una situación límite como la actual en la que el medio ambiente se agota, los alimentos están mal repartidos y se ven como insuficientes para la población mundial y las catástrofes naturales se hacen cada vez más habituales.

Una de las ramas de la biotecnología más polémicas actualmente es la cuestión sobre el consumo de animales modificados genéticamente, sean clonados (1) o transgénicos (2). Por un lado, hay dudas sobre si estos animales son seguros para comer o no, por otro lado, no se sabe la repercusión que pueden tener estas modificaciones en la naturaleza y el medio ambiente, y, más allá de las visiones
antropocentristas, no se sabe qué consecuencias tendrán estas modificaciones en los animales y cómo afectará a la evolución de la especie.

Animales transgénicos

Las nuevas versiones animales en modelos transgénicos que se están desarrollando actualmente son:
salmones que crecen el doble de rápido que su versión ‘natural’, cerdos que producen panceta baja en grasas, cerdos cuyo estiércol tiene menos fósforo y por tanto contamina menos, vacas resistentes al mal de las vacas locas... El salmón transgénico es la ‘recreación’ que puede llegar más tempranamente a los mercados ya que están finalizando los trámites burocráticos estadounidenses de la FDA (3) para poder comercializarse. Este es un paso histórico debido a que actualmente aún no hay ningún animal transgénico cuyo consumo esté autorizado. Este modelo animal, un salmón atlántico, ha sido desarrollado por la compañía yankee de Massachusetts A q u a B o u n t y Technologies. A este salmón se le ha añadido dos genes externos: un gen que pertenece a la hormona de crecimiento de un salmón mucho más grande (lo cual hace que pueda alcanzar un tamaño mayor) y otro gen ‘anticongelante’ que pertenece una especie de anguila, el cual le permite crecer cuando bajan las temperaturas (los salmones ‘normales’ dejan de crecer cuando las temperaturas son bajas). Esto hace que se tenga un salmón atlántico que crece el doble de rápido que el normal, en un año y medio (en vez de tres) alcanza el tamaño comercial.
¿Qué consecuencias puede tener este tipo de ‘recreaciones’ animales?
El animal vive más rápido porque tiene un metabolismo acelerado con lo que estamos acortando la vida de este ser por intereses comerciales. A su vez, como necesita más energía para crecer más rápido, engulle más cantidad de comida, con lo que agota los recursos más rápido. Aquí me gustaría puntualizar que aunque se diga que este pescado es de piscifactoría, el tema de los recursos afecta por igual, ya que a los peces de piscifactoría se les alimenta con peces salvajes que no consume la especie humana o con piensos hechos de estos peces u otros restos de animales varios. Finalmente, un animal que vive el doble de rápido se oxida más, sus órganos están sometidos a un estrés mayor que el que sufriría la especie original, así pues también es un tema al plantearse el de si nos interesa
consumir animales y más, si estos animales se crían o viven en unas condiciones adversas. No obstante, esta elección del ‘consumidor’ tampoco será posible en EEUU, ya que los ‘expertos’ de la FDA no se ponen de acuerdo en si hay que etiquetar o no el salmón transgénico pues, según dicen, no afectan sus modificaciones a la carne que se vende... evidentemente, evitar poner en la etiqueta que el salmón más barato es transgénico, evita que hayan reticencias en la compra. En EEUU no se etiquetan las semillas transgénicas, en Europa sí (se supone... porque se etiquetan solo si superan el 0.9% del producto transgénico), así que... ¿para qué etiquetar el salmón o lo que venga? Realmente EEUU es un gran laboratorio de ratas de ciudad en estos temas. Y para lxs que les preocupe el medio ambiente, el salmón que están ‘recreando’ los señores de AquaBounty
Technologies es una hembra estéril, con lo que si se escapasen de la piscifactoría donde están encerradas no perjudicarían otros ecosistemas porque no se podrían reproducir... eso en caso de que no muten y aparezca alguna hembra que sí que pueda hacerlo (estas técnicas tampoco son tan fiables ni infalibles como para asegurar el riesgo 0). Por otro lado, así se aseguran (como en el caso de las
semillas transgénicas) que el que cría a los salmones les tenga que comprar los huevos cada año.
Teniendo en cuenta que el consumo de pescado aumenta anualmente un 9% a nivel mundial y que ya se consume la mitad del pescado de piscifactoría (ya que el 80% de los bancos de pesca en mar abierto están sobreexplotados), ¡este negocio es muy rentable!

Animales clonados

La clonación animal es la otra pata fuerte de la biotecnología animal comercial. El primer animal clonado, la oveja Dolly, fue expuesta al público en el año 1996. Para entonces parecía ciencia ficción y su consumo ni se planteaba en un primer momento. Hoy en día, la clonación animal es una realidad y su uso se está extendiendo más allá de los pioneros científicos-empresarios estadounidenses. A principios del 2009 la administración estadounidense autorizó la venta de carne y leche de animales clonados con el respaldo de Australia y Nueva Zelanda, asegurando que son alimentos aptos para el consumo humano.
En el mes de octubre la Organización de la Industria Biotecnológica (BIO) que engloba unas 1.200 empresas, reunió en Sioux Falls, la principal ciudad del Estado ganadero de Dakota del Sur (EEUU), la elite comercial que rodea el negocio de la clonación animal: científicos, empresas y laboratorios. En esta reunión, no sólo se pusieron al día de los últimos avances en genética animal, las actuales regulaciones y las oportunidades de negocio, sino que también se mostraron animales modificados genéticamente por la industria biotecnológica, tanto transgénicos como clonados. Se mostraron por ejemplo cerdos que producen células para el tratamiento de la diabetes, además de tejidos y órganos para su transplante a humanos. Así pues, el uso de la ingeniería para producir animales que sean más resistentes a enfermedades, que produzcan medicinas para humanos o que puedan ser beneficiosos para el medio ambiente son los objetivos que exponen estas empresas para buscar la aceptación social de un tema tan controvertido como la modificación genética animal.
Pero por vivir en la gran Europa del capital y, pese a que ésta sea más reacia a la instauración de este tipo de técnicas, no vamos a dejar de ver estos ‘productos’ en los mercados europeos (odio tratar así a los animales pero es desde esta perspectiva que se los trata al usar este tipo de técnicas con estos fines). De hecho, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria declaró el año pasado que el consumo de animales clonados y sus productos es seguro para la salud por estar dentro de las normas relativas a la composición nutricional. Dio el visto bueno a su comercialización, en caso de que se quiera realizar, pese a que estos animales tienen el mayor índice de muertes y enfermedades cuando se comparan con los que se reproducen de forma convencional. En verano del 2010 Gran Bretaña admitió que no sabe actualmente cuántas reses puede haber ahora mismo en Reino Unido que sean descendientes de vacas clonadas. Esto salió a la luz porque la FSA (Agencia de Estándares Alimentarios) confirmó que se han detectado dos toros descendientes de vacas clonadas de los que uno, sacrificado en julio de 2009, llegó a la cadena alimentaria.
El maremagnum burocrático y los vacíos legales europeos permiten que haya confusión entre si la carne y leche de animales descendientes de animales clonados necesitan un permiso específico para comercializarse. Este vacío legal hace que se estén ya pasando a la cadena alimentaria este tipo de animales y sus productos de explotación. Aunque a finales de octubre Bruselas ha anunciado que prohíbe clonar animales para destinarlos a alimentación, se ha puesto una moratoria de 5 años, con lo cual puede modificarse esta prohibición cuando pase este tiempo, y no se resuelve el problema porque no especifica qué pasa con los descendientes de animales clonados. La hipocresía de la UE es máxima cuando dicen que toman esta medida apoyándose, además de en el tema de seguridad alimentaria, en el posible sufrimiento del animal derivado de esta técnica pero a la vez, no prohíben la clonación destinada a investigación, conservación de especies o desarrollo de fármacos.

Algunas reflexiones

La biotecnología pretende solucionar los problemas ambientales, de salud y de abastecimiento actuales, o al menos así se vende. Gracias a la religión del siglo XXI, la ciencia, los milagros se venden como solución a todos los problemas actuales. El ateísmo científico, sin tener que implicar posturas primitivistas o antitecnológicas, es imprescindible para el cuestionamiento de la ciencia como religión y para recuperarla dentro de los valores anarquistas.
Mantener una dieta basada en productos animales y que ésta se esté extendiendo en todo el planeta, incluso en países donde la dieta era básicamente de origen vegetal, hace que la demanda de animales para su consumo se esté disparando de forma exponencial. Se calcula que la demanda global de proteína animal alcanzará los 20 millones de toneladas en el 2020, algo inasumible con las actuales técnicas ganaderas y pesqueras. Con lo cual, una de dos, o nos planteamos un cambio de hábitos y un consumo responsable o dejamos que jueguen con nosotrxs los grandes lobbies de las empresas relacionadas con la alimentación con el único objetivo de obtener beneficios a costa de nuestros bolsillos, nuestra salud y el futuro del mundo que nos rodea.
No todo es malo, no todo es negativo. Des de este diario intento dar voz a reflexiones para ser conscientes de aquello que está pasando en nuestra vida sobre un tema que tenemos presente cada día, la comida. El hecho de dar este tipo de información no es para crear visiones apocalípticas y opiniones de que todo es malo y que tienen un efecto rebote de no-actuar por lo enmerdado que está todo. Esta información tiene el objetivo de fomentar el espíritu crítico y así ser conscientes de que podemos tomar decisiones informadas en nuestra alimentación y, lo más importante, que somos nosotrxs lxs que fomentamos o no a que las cosas vayan como van, según si decidimos consumir determinados tipos de alimentos o no y con qué frecuencia. No olvidemos que somos parte de un
sistema económico que se rige por el beneficio y que si se está expandiendo esta industria es porque nosotrxs lo permitimos y fomentamos. No soy de la opinión de que la tecnología sea negativa, pero sí que es importante para mí las consideraciones éticas de qué es lo que se está desarrollando y en manos de quien está esta tecnología. Si el objetivo es producir beneficios a corto plazo para unos pocos, tal como están mostrando que es en realidad, el objetivo de aquellxs que formamos parte de la base social tendría que ser el fomento de los modelos relacionados con soberanía alimentaria que, pudiendo incluir la tecnología, permitirán la repartición de los recursos alimentarios entre todxs y el respeto al mundo en el que vivimos, que permitirá a su vez un modelo de alimentación sostenible.

(1) Un animal clonado es una ‘copia’ de otro animal. Se
‘crea’ sin necesidad de apareamiento entre animales,
usando el material genético del animal que queremos
clonar: el más fuerte, más grande, más productivo...
pero también son animales que desarrollan más
enfermedades y mueren más jóvenes comparados con
su ‘molde’ original.

(2) Un animal transgénico es aquel al que se le
modifica su material genético mediante la inserción
de un gen. Esto quiere decir que se le inserta un trozo
de ‘instrucción’ genética que el animal no posee y se le
añade de forma artificial. Por ejemplo, a un salmón se
le puede insertar un gen relacionado con el color rojo
del tomate que hace que el resultado sea un salmón
transgénico con la carne más rosada que lo hace más
apetecible y por tanto más rentable comercialmente.

(3) FDA son las siglas de Food and Drug Administration,
la agencia que regula la comercialización y seguridad
de los alimentos en EEUU. Además también regula la
comercialización de fármacos y cosméticos.


2 comentarios:

  1. muchas trangenicos no tiene nada de malo saves amigo mio te lo dice un estudiante de biotecnologia, muchos se han creado por la nesecidad como bien dice tu blog, pero la ignorancia es lo que mas "sataniza" a los de mi carrera, los trans so ne han provado ne personas por esyo no se sabe si son malos o buenos apra eyos, mucho de estos trans se estan haciendp para ayudar a las minorias pero por ejemplo en china existe un problema que pues su alimento principal es el arroz como aqui son los frijoles, pero el problema es que el arroz tiene muy bajas cantidades de vitamina A cosa que afecto a la poblacion devido a que los indices de perdida de la vista en menores es muy elevada, a esta situacion los "genetistas" creaunh un arroz llamado "arroz dorado", haciendo enfasis a su nombre que a diferencia del arroz comun es blanco. bueno este arooz esta alterado con el fin de que tenga mas vitamina, cosa que ayudaria a la poblacion y puesto que los cientificos tenial la esperanza de que se les proporcionara este nuevo arroz para que fuera sembrado y si alimentacion suese mas nutritiva, pero al darse cuenta greenpeace protesto desmesuradamente por justificandose que esto era un mal para las personas que seria un desaste desviso que moririan por este trans. tanto fue el empeño de greenpeace que lis cientifico anularon la idea de distribuirlo... el problema es la ignorancia ese lo es lo malo mucho traqns no tiene fines malignos, pero ese problema es lo que hace que la gente desconfie, no saber como o que fin tiene. quiero deajr claro que no estos ni a favor ni e contra de eyos solo quiero argumentar algo desde un punto neutro

    ResponderEliminar
  2. Los transgénicos, aparte de muchas otras cosas, son algo artificial, es decir, no se encuentran de manera natural en la naturaleza. Son modificaciones que ciertos seres humanos realizan en vegetales y animales para adaptarlos a sus propios intereses (muy oscuros por cierto). Esto tiene unas implicaciones a nivel medioambiental y para nuestra propia salud que según ciertos estudios científicos son altamente nocivos. Hay que ser muy inocente para pensar que este tipo de práctica está orientada para acabar con el hambre en el mundo (ja, ja, ja). Les sale muy rentable a Monsanto y demás multinacionales que se dedican a esto, patentar dichas semillas modificadas y cobrar por ellas todos los años, ya que las semillas que produce la planta a posteriori no sirven para la próxima plantación y hay que comprarlas de nuevo. A parte de esto están los herbicidas y fungicidas asociados a dichas plantas artificiales que curiosamente también los venden estas empresas. Además, las plantas transgénicas contaminan a las plantas naturales y esto supone todos los años denuncias de los dueños de las patentes a los agricultores que han sufrido la contaminación transgénica en sus cultivos naturales (el mundo al revés...). En fin... es algo complicado de explicar en pocas líneas, pero lo que está claro es que decir que hay transgénicos que "no son malos" es como poco aventurado por no decir otra cosa.

    ResponderEliminar