Cuando la multitud hoy muda, resuene como océano.

Louise Michel. 1871

¿Quién eres tú, muchacha sugestiva como el misterio y salvaje como el instinto?

Soy la anarquía


Émile Armand

jueves, julio 11

Camille Pissarro, pintor y anarquista

Camille Pissarro, célebre pintor francés, uno de los principales representantes del impresionismo y simpatizante anarquista (St Tomás, Antillas Menores, 1830-París, 1903), también lo fueron su cinco hijos, todo ellos artistas aunque menos reconocidos, Pizarro se interesó muchísimo por plasmar el trabajo del campesino y pintó la vida rural francesa, escenas populares en la que el trabajo era reconocido como un título de nobleza.
Era hijo de Abraham Gabriel Pissarro, un judío sefardi portugués de Braganza que a finales del siglo XVIII emigró siendo un niño con su familia hacia Burdeos, donde existía aún una importante comunidad de judíos portugueses. Su madre fue Rachel Manzano-Pomi, dominicana… A los 12 años viajó a París para realizar sus estudios y el ambiente de la ciudad despertó en él su interés por el arte. De regreso a Santo Tomás, su padre le negó el permiso para estudiar arte, por lo que trabajó en el comercio paterno mientras realizaba bocetos inspirados en la Isla.
Después de un período de estudios en París, recibió a partir de 1855 los consejos de Corot, artista por el que mantuvo durante toda su vida una gran admiración. Viajó a Londres y allí coincidió con Monet, juntos hicieron estudios de edificios envueltos en nieblas. A su regreso a Francia se unió a Manet, Monet, Renoir, Sisley y Guillaumin y decidieron formar un grupo. Hasta esa época, sus obras se asocian a la Escuela de Barbizon. Influido por Corot y Courbet, pintó con una gama sobria de verdes y grises. Pero, poco a poco, su paleta irá adquiriendo luminosidad.
Hasta 1870 pintó cuadros según la línea de Corot y permaneció más sensible que los demás impre­sionistas a la vena rústica y agreste de Millet. La mayor parte de estos cuadros, rarísimos, quedaron destruidos por la guerra de 1870, durante la cual Pissarro se marchó a Londres donde resultó fascinado por Turner y Constable. Quedó impresionado por la Comuna de París a la que apoyó. Entre 1872 y 1875 hizo conocer a Cézánne la técnica y la poética del impresionismo, por el que se interesó mucho y participó ac­tivamente en 1874 en la primera exposición del grupo.
En la década si­guiente estuvo muy vinculado con el anarquismo, estuvo muy influenciado por Proudhom, pero sobre todo por Kropotkin, partiendo de la idea de que "para que sea aceptado todo lo nuevo es necesario que antes mueran muchos viejos estúpidos. Deseamos que esto ocurra lo más pronto posible". Esta época se caracteriza en su obra por su ex­traordinaria capacidad para conseguir el estremecimiento de todos los elementos de un paisaje a través de una continúa vibración de luz. Junto con su hijo Julien y con otros pintores como Paul Signac, Van Dongen, Félix Vallotton, Steinlen, Caran d´Ache y Van Russelberghe, aportaron regularmente dibujos, litografías y ayuda económica a revis­tas de carácter libertario como Le Pere Peinard y Les Temps Nouveaux. Entorno a ellos y a un aliento libertario que cruzó los ambientes artísticos de la época, se ha podido hablar con propiedad de una estética anarquista. Pissarro se interesó luego por la técnica neoimpresionista y pintó cuadros con una técnica rigurosa­mente "puntillista". En su última etapa intentó pintar algunas series de cuadros con el mismo tema, pero variando la luz.
Al parecer de Paul Gauguin: “Pissarro tomó algo de unos y de otros, se dice. ¿Y por qué no? Todos se dirigieron por lo que él hacía… Fue uno de mis maestros y no reniego de él” . El nieto de flora Tristán quee retrató los paisajes de Tahití, rompió con el impresionismo en 1895 pero no dudó en reconocer la maestría del que muchos consideraban “padre del impresionismo”.
Por su parte, Emile Zola, escribió: “Usted es muy torpe, Monsieur Pissarro… usted es un artista según mi gusto”. El autor de Germinal, que por entonces ejercía como crítico de arte, escribió con ironía de Pissarro, al que la crítica oficial y el público daba la espalda en las sucesivas exposiciones impresionistas, entre 1874 y 1886, con la consiguiente dificultad económica para seguir con sus proyectos. A aquellos y aquellas que todavía crean que los museos sirven para algo, tiene ahora la ocasión de ver en directo la obra de uno de los artistas más importantes del siglo XIX, a un amigo de la libertad y de la revolución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada