Cuando la multitud hoy muda, resuene como océano.

Louise Michel. 1871

¿Quién eres tú, muchacha sugestiva como el misterio y salvaje como el instinto?

Soy la anarquía


Émile Armand

domingo, julio 21

De cetáceos encerrados y lucha de clases

 

 

No sobramos, lo que pasa es que la cosa está mal repartida. Somos capaces de hacer cosas maravillosas. A través de una adivinanza sobre una película que encandiló a un montón de criajes en los años 90, haremos mención de algunas fuentes que tratan de vincular liberación animal y lucha de clases, dos cuestiones aparentemente separadas pero estrechamente relacionadas. Muchas cosas nos hemos dejado en el fondo del mar que os queríamos contar sobre cetáceos encerrados y sueños de infancia, pero nuestra inquietud no cabe en nuestros podcasts. Otra vez será, mientras tanto, esperamos que lo disfruteis!


Posdata; Nuestra condición compartida con el resto de animales es ser bestias de carga. ¡Disculpen si los violines de fondo dificultan la escucha!

Música de fondo; Refused // sonidos de cetáceos //

Canciones y audios:

- Hollywood - Emma Ruth Rundle Thou
- Tilikum - La mirada del tigre
- Delfín - Otro incendio es posible
- Fire in the ocean - The organ
- Audio película; "Sorpresa, se trata de la adivinanza"
- The tiger and the dolphin - Alice Phoebe Lou
- Rejas de color - Accidente
-Extracto de Meat is murder - The Smiths
- Camino de alta dificultad - Mármol

Libros nombrados;
- Los animales son parte de la clase trabajadora. Ed ochodoscuatro
- Bestias de carga. Ed ochodoscuatro
- Beyond Amnesty. Primera vocal Local anarquista Magdalena.

Artículos;
LIberación en Ucrania;https://es-contrainfo.espiv.net/2013/07/24/ucrania-celula-flafai-reivindica-la-liberacion-de-dos-delfines/

Mel Broughton y la historia de Rocky
https://ochodoscuatroediciones.org/mel-broughton-y-la-historia-de-rocky/

jueves, julio 18

Escritos libertarios. George Brassens

 

 

En 1946, en París, Georges Brassens cultivó la amistad con algunos activistas anarquistas de su barrio, en concreto con el pintor Marcel Renot y con el poeta Armand Robin, y estos encuentros decisivos, sumados a la lectura de algunos clásicos libertarios —Bakunin, Kropotkin y Proudhon, entre otros—, llevaron a un joven Brassens a involucrarse en el movimiento anarquista y a colaborar activamente durante unos meses en Le Libertaire, el órgano de la Federación Anarquista, y también, ocasionalmente, en el boletín de la CNT en Francia.

En Le Libertaire, Brassens ejerció de corrector y secretario editorial, además de redactar numerosos artículos. En ese momento, los artículos del periódico no aparecían firmados o lo hacían bajo pseudónimo. Se sabe a ciencia cierta que Brassens firmó como Geo Cédille y como Gilles Colin, y aunque por el contenido y el tono hay otros muchos textos donde se intuye la pluma de Brassens, sería presuntuoso atribuírselos con certeza.

Estos escritos libertarios, que por primera vez se publican en español, son, como sus canciones, un canto contra los gendarmes y los militares, contra el parlamentarismo y los políticos, contra la religión y el dinero, contra todas las formas de esclavitud e hipocresía humanas, y ponen de manifiesto el alcance contestatario, a veces violento, de la obra de un hombre que siempre huyó de los dogmas y el maniqueísmo, que vivió fiel a su compromiso con la libertad y a su rechazo del orden establecido.

Las reflexiones incisivas en sus escritos, y su estilo provocador e irónico quedan perfectamente recogidas en esta obra recopilatoria de sus textos más militantes. Sin embargo, eran solo el inicio de una vida dedicada al espíritu revolucionario y que le llevó a convertirse en uno de los máximos exponentes de la canción protesta francesa. No podremos olvidarle gracias a su tema musical ‘La mauvaise réputation‘ (La mala reputación).

Cuando la fiesta nacional
Yo me quedo en la cama igual,
Que la música militar
Nunca me supo levantar.
En el mundo pues no hay mayor pecado
Que el de no seguir al abanderado
’.

 

Editorial: Pepitas de Calabaza & FAL. Traducción y prólogo: Diego Luis Sanromán. Páginas: 112.

lunes, julio 15

La derecha nos roba los «muebles»: anarquismo y lo libertario

 


Hace tiempo que tengo la sensación molesta de que la derecha se apropia de términos que no les han pertenecido y que los medios de comunicación, ¡¡cómo no!!, ayudan en la consolidación de dicha apropiación.

Nos ayudaremos para demostrarlo del excelente libro de Daniel Colson titulado: Pequeño léxico filosófico del anarquismo. De Proudhon a Deleuze[1]. Digamos en primer lugar que el término Movimiento Libertario fue utilizado en España con profusión durante la década de 1930 para referirse a la vinculación y coordinación de la CNT, la FAI y las Juventudes Libertarias, mientras que el Partido Libertario (Libertarian Party) fue fundado en Estados Unidos en diciembre de 1971. Estoy segura de que el término «libertario» ha aparecido también con anterioridad a la década de 1930 en España y en otros países sin el contenido liberal y reaccionario del Partido Libertario yanki.

Bien, nuestra manera de entender lo libertario hace referencia a una fuerza colectiva de prácticas y opiniones enamorada de la libertad y que no tiene ninguna relación con el resentimiento tan particular que utiliza la derecha libertariana. El pensamiento libertario no tiene nada que ver con la identificación del individuo como un ser sin cualidades singulares, un ser dependiente y reducido a la pobreza mecánica y exterior que presuponen e imponen los propulsores del mercado o quienes defienden la lógica electoral. Por lo mismo, no comparte con la derecha libertariana que se reduzca el Estado a su mínima expresión, pero a la vez sea feroz y todopoderoso, soberano absoluto, vigilante del estricto juego impiadoso donde, como nuevos «robinsones», los individuos se comporten con ferocidad en la lucha por el beneficio y el éxito, siendo multitud en los supermercados, estadios y actos políticos o religiosos.

Para lo libertario, la persona tiene un papel clave como tal y además actuando colectivamente, las personas libertarias se intentan capacitar para pensar de forma diferente a como quieren que lo hagamos y trata de resistir la dominación por cualquier grieta que encuentre siendo relevante vivir de otra forma dejando de desear lo que nos ofrece el capitalismo. El Estado reducido a la mínima expresión en lo económico pero omnipresente en la vigilancia y el control nunca podrá contar con el apoyo de lo libertario. Libertad no es consumir, no es la servidumbre de los mercados, no es dejarnos gobernar por estos y sus dulces cantos de sirena. Esta posición implica, como señala Tomás Ibáñez en su libro: Anarquismo no fundacional. Afrontando la dominación en el siglo XXI[2], desarrollar un arte de no ser gobernado que requiere una ética de la revuelta que defina una manera de estar en el mundo, donde la persona se enfrenta constantemente al poder y se esfuerza por ser ingobernable.

Que la derecha más reaccionaria se sienta cómoda con el término «anarcocapitalismo» molesta e irrita puesto que la defensa de una anarquismo de libre mercado o de propiedad privada, nada tiene que ver con el término anarquía y ni siquiera con el termino anarquismo que ha rechazado mayoritariamente la propiedad privada y el libre mercado capitalista.

Anarquía o an-arkhé es la negación del arkhé que tiene una doble cara: la del poder, que ha sido la contemplada por el anarquismo político, y la del rechazo de todo principio inicial, de toda causa primera, de toda dependencia de los seres frente a un origen único (Colson). Este significado tiene su origen en Grecia que estableció la necesidad de referir el mundo a ese principio primero que permitiese entender su constitución. Ese principio instaura de facto una cadena de mando, una jerarquía sin la cual impera el desorden (an-arkhé).

Resulta evidente que el llamado «anarcocapitalismo», o neoliberalismo, ni rechaza el poder ni mucho menos ese principio primero, todo lo contrario. Como señala Amador Fernandez-Savater en su libro: Capitalismo Libidinal. Antropología neoliberal, políticas del deseo, derechización del malestar[3], este capitalismo implica una forma de organizar el mundo y la vida que hace de la competencia la norma universal de los comportamientos. El «anarcocapitalismo» gobierna a través de la presión ejercida sobre las personas por las situaciones de competencia que crea. Esa razón es mundial y «hace mundo», atraviesa todas las esferas de la existencia humana. Es un verdadero proyecto de sociedad y cierta fabricación del ser humano.

El anarquismo, como ya hemos dicho, ha rechazado el poder tradicionalmente (un tema que debemos revisar en el sentido de qué y cómo entendemos el poder… eso para otro día) pero debe rechazar esos principios primeros para afirmar que es la práctica la que a partir de sí misma elabora su propia justificación y construye sus propios principios que serán tan múltiples como la propia multiplicidad de las situaciones vividas (Ibáñez). La anarquía es, por tanto, la afirmación de lo múltiple, de la diversidad ilimitada de los seres y de su capacidad para componer un mundo sin jerarquías, sin dominación, sin otras dependencias que la libre asociación de fuerzas radicalmente libres y autónomas (Colson).

En conclusión, nada que ver con la dictadura del mercado, de la competencia, de la propiedad privada que atraviesa todas las esferas de la existencia humana y convierte a las personas en seres dependientes de unos deseos creados por el capital para generar más beneficios y más pobreza material y del pensar.

Proclamemos a los cuatro vientos que «su» anarquía y «su» libertarianismo es una apropiación indebida y que los «muebles» forman parte de nuestra genealogía de la que nos alimentamos siempre desde el pensamiento crítico y no desde la idea de principios inamovibles y únicos.

 

Laura Vicente

 

[1] El libro es de 2001, traducido en 2003 por la editorial Nueva Visión de Buenos Aires.
[2] El libro es de 2024 y ha sido publicado por Gedisa.
[3] El libro es de 2024 y ha sido publicado por Ned.

viernes, julio 12

Disfuncionalidad sistémica

 


Si para que este sistema funcione correctamente

tiene que haber mil millones de coches

destruyendo la capa de ozono,

haciendo el aire irrespirable

y desolando la superficie de la tierra,

además de matar a los que van dentro.



Si para que este sistema funcione correctamente

tiene que haber irresponsabilidad social colectiva,

reproducción ampliada del capital,

sociedades mercantiles y trabajo esclavo.



Si para que este sistema funcione correctamente

tiene que haber fugas radiactivas, mareas negras,

contaminación del aire y de los acuíferos,

acidificación de los océanos, estrés hídrico,

pérdida de la biodiversidad, agotamiento de suelos,

sobrecarga de nitrógeno y fósforo en los cultivos

y cánceres inducidos por alimentos transgénicos.



Si para que este sistema funcione correctamente

tiene que haber ordenadores, móviles

y aire acondicionado funcionando a todo trapo

en una sociedad hecha de individuos aislados

y desconectados de la realidad.



Si para que este sistema funcione correctamente

el dinero debe dinamitar todo lazo de solidaridad

priorizando solo los intereses particulares,

donde el otro es reducido a cosa, instrumento,

servicio impersonal.



Si para que este sistema funcione correctamente

hay que destruir todo lazo afectivo con la comunidad

y mercadear con los bienes y los cuidados.



Si todo esto es necesario para que este sistema funcione,

¿no sería mejor cambiar de sistema?





Antonio Orihuela. Camino de Olduvai. Ed. Irrecuperables, 2023

sábado, julio 6

Deportes de masas (no tanto de individuos)

 

Creo que estos días se está jugando alguna competición balompédica, de esas en las que entran en lid selecciones nacionales, ya que resulta casi imposible que no le inunden a uno con imágenes de tíos en calzoncillos de diversos colores. No sé qué tendrá ese deporte que seduce y obnubila al personal hasta el punto de que no tarda en envolverse una bandera y, en caso de que su equipo meta la bolita en la red, agitarse alborozado como si hubiera alcanzado la eudaimonia. Como el único deporte que practica uno es correr cuando le persiguen, normalmente tipos uniformados muy malintencionados, y todo lo que huela a nación y derivados le repele abiertamente, le resulta ajeno todo esto fervor por alegrarse del triunfo de deportistas nacidos en este inefable Reino de España. Ya lo dijo el clásico, «un patriota viene a ser un bodoque que se alegra por recibir su vecino una medalla». No obstante, como el que subscribe no anda escaso de curiosidad antropológica, e incluso posee el admirable anhelo de una sociedad un poquito más inteligente y menos alienada, se ve obligado a poner el foco una y otra vez en los llamados deportes de masas.

Estos días, andamos también de celebración por el llamado Orgullo (siempre, siempre, con el epíteto de crítico), celebrado en estas fechas como aniversario de los hechos de Stonewall, donde un grupo de personas marcó una fecha emblemática por la lucha por la diversidad sexual al atreverse a decir no ante la hostilidad policial (los uniformados malintencionados anteriormente mencionados). Y es que, a lo que voy, donde hay un deporte que puede calificarse abiertamente de machista y homófobo ese es el fútbol, aunque las mujeres, también en esto, estén ya empujando para cambiar las cosas. Para bien y para mal, el llamado balompié es algo que practican infinidad de personas en el mundo y que genera como afición unas pasiones exacerbadas (y, a menudo, irracionales). Para mal, el deporte no deja de ser una reflejo de la sociedad y, en ocasiones, de lo peor de ella. Así, son pocos los jugadores profesionales que se han atrevido a reconocer su condición sexual diferente a lo llamado heteromativo (lo siento, no me gusta la palabra «homosexual», me parece un término heredado de cierta catalogación poco menos que patológica).

No es extraño que los deportistas no se atrevan a «salir del armario», valga la expresión, si cada vez que lo hace uno no tarda en recibir insultos en los estadios. Los improperios que se escuchan en estos eventos, por supuesto, son de todo tipo, vociferados por idiotas redomados, pero los ataques al diferente suelen tener una especial fijación. El sistema establecido, siempre tan presto a guardar las formas, toma de vez en cuando medidas sancionadoras, pero como uno es un ácrata irreductible solo cree en la profundización de toda problemática y en provocar que el personal sea un poquito mejor (eso que, con cierta precaución, podemos llamar educación). Insistiremos, el deporte, y más el llamado deporte de masas, no dejar de ser más que un reflejo de la sociedad que vivimos (o padecemos). Hay quien, seguramente con buen tino, ha señalado la tóxica hipermasculinidad vinculada sobre todo al fútbol, hasta el punto de que a muy pocas personas parece extrañarle que en ese mundo haya una proporción ínfima de personas gays en comparación al resto de la sociedad. Otro motivo más para pensar que debe activarse algún mecanismo alienante, bien agitado estos días por la mistificación patriótica, digno de estudio.

 

Juan Cáspar

miércoles, julio 3

Johann Kaspar (Stirner) y el único

 

Cada vez que me flaquean las piernas y me entra la lejana tentación de creer en alguna estupidez abstracta, me siento a releer El único y su propiedad, aquella obra tan reivindicable del bueno de Max Stirner publicada en el lejano 1845 y, sin embargo, más actual que nunca en la tercera década ya del siglo XXI. Recordaremos que para esa fecha solo habían pasado unos escasos años desde que Proudhon le diera un significación positiva al término anarquía y todavía quedaba bastante para que pudiera hablarse, como tal, del movimiento anarquista. Y, ojo, Stirner nunca se llamó a sí mismo anarquista, ni seguramente le podamos considerar específicamente como tal, pero los que más le han reivindicado, reeditando una y otra vez su obra, han sido precisamente los ácratas; al menos, parte de ellos, ya que otros libertarios no lo han visto con tan buenos ojos. Y, en un primer vistazo, no resulta extraño ese rechazo, ya que hablamos de un tipo que abandera una suerte de nihilismo, según el cual cada ser humano debe abandonar toda causa general en beneficio de su propia personalidad. Pero, veamos, por qué me resulta tan atractivo su pensamiento y por qué debería gustar a todo libertario con algún tic nihilista (no sea que asome, sin pretenderlo, la sombra del dogma).

Al entrañable Stirner se la dedicado toda suerte de improperios e incluso, algo que empuja a que simpatice aún más con él, el inefable Marx, bien sobradito de soberbia intelectual, llegó a dedicarle una obra. Diremos de entrada, así ya para polemizar, que en El único y su propiedad se considera que, para cada ser humano, el único universo con sentido es el propio. Constantemente, el único (cada individuo es considerado como tal) es acosado por ideas y entidades que le son extrañas, entre las que se encuentran en primer lugar la religión y el Estado (lo cual, por supuesto, solo puede poner los dientes largos a los ácratas). Pero, por supuesto, la crítica no se queda ahí y Stirner arremete contra todo obstáculo que suponga una merma en el desarrollo de la personalidad, se trata de la voluntad individual contra toda causa general y contra toda abstracción. ¡Toma ya, vamos a ser ambiciosos! Como ya he insinuado, se han vertido toda suerte de tópicos y falsedades contra la obra de Stirner, y uno que puede escuchar en cierta ocasión, quizá por querer demonizar de modo botarate cualquier asomo de individualismo, fue calificarlo nada menos que de liberal cuando su libro arremete igualmente contra esta ideología. Anticipando las críticas, aclararé que el pensamiento estirneriano no desemboca en un solipsismo antropológico (sea lo que sea eso) que imposibilite la sociedad; apuesta por la afectividad, la sensualidad natural y por una afirmación de la identidad individual que renuncia al aislamiento y busca la unión con otros egoístas. ¡Cada vez me gusta más!

Para llegar tan rematadamente lejos, Stirner pide una crítica permanente a toda la moral heredada e interiorizada, que no transija ante nada y que abra el camino a una nueva sensualidad. Esta nueva conciencia del único sobre su personalidad anulará toda alienación, substituirá el Estado por la potencia del individuo, la sociedad por la libre unión y el humanismo por el placer particular. ¡Uf! Hoy, en la llamada posmodernidad, cuando algunos hablan de un anarquismo carente de principios fundacionales, guiado solo por sus prácticas en lucha permanente contra todo tipo de dominación, es posible que el bueno de Stirner sea más actual que nunca. Así lo considero al recordar su tremebundo análisis crítico y de fervorosa denuncia de todo idea fija, así como su rechazo a algún tipo de naturaleza humana que empujaría al sujeto a ser tal y como decide una pléyade de reaccionarios instalados en el poder. Y es que las ideas fijas, que el autor de El único y su propiedad llamaba también con notable lucidez espectros, serían solo abstracciones ideológicas convertidas en eso tan nocivo llamado esencias (con propiedades ficticias atribuidas antaño a Dios y, a partir de la modernidad, a otros conceptos absolutos). Esos espectros, ideas fijas o abstracciones ideológicas (Dios, el Estado o cualquier concepto con mayúsculas), que tantas personas asumen como propios, solo empuja, recuperando otra obra clásica también publicada una y otra vez en el mundo libertario, a la servidumbre voluntaria. Lo dicho, un autor muy reivindicable Stirner que nos fuerza a cuestionarnos todo aquello que nos somete y buscar eso tan necesario que es la rebeldía.

 

Juan Cáspar

domingo, junio 30

La estrecha relación entre el sionismo y la extrema derecha europea

 


El pasado 28 de mayo Pedro Sánchez anunció al mundo, de manera solemne, que el Reino de España (al igual que lo hacían ese día Irlanda y Noruega) pasaba a reconocer el Estado palestino, aclarando que este gesto (pues eso es lo que es, un simple gesto) no supone un ataque contra Israel. Aunque escuchando al Presidente parecería que con este hito él solito ha resuelto el conflicto palestino-israelí, en realidad España no es pionera en el reconocimiento de Palestina como país propio, pues actualmente son 145 los Estados miembros de los 193 que componen Naciones Unidas los que lo hacen, incluyendo varios europeos como Islandia, Suecia, Polonia, Ucrania, Bielorrusia, Eslovaquia, Hungría, Rumanía, Bulgaria, Grecia, Macedonia, Bosnia, Montenegro y Albania.

Mientras Sánchez realizaba este anuncio, Santiago Abascal voló hacia Israel, donde estrechó las manos ensangrentadas del genocida Benjamin Netanyahu y le prometió que revertiría el reconocimiento “cuando sea el Presidente de España”. Netanyahu consiguió reprimir una carcajada y calificó de “ejemplar” la defensa del Estado de Israel hecha por Abascal pese a la “inmensa intoxicación que domina la cobertura mediática del conflicto” en los países occidentales.

La decisión de reconocer al Estado palestino por parte de España, Noruega e Irlanda provocó que el gobierno sionista retirase a sus embajadores en estos tres países, anunció que no permitiría al consulado español prestar servicios a ciudadanos palestinos y amenazó con “dañar a quien nos daña” acusándolos de ayudar al terrorismo y al antisemitismo. Una reacción propia de matón de patio de colegio acostumbrado a la impunidad por todas sus atrocidades. A estas alturas, no nos sorprenden sus palabras, dada la manida estrategia de los distintos gobiernos israelíes de acusar de antisemita a cualquiera que ose oponerse a su violencia colonial y genocida.

En cambio, lo que sí resultó sorprendente es que la comitiva de Vox llevaba a su eurodiputado Hermann Tertsch, hijo del nazi Ekkehard Tertsch, un periodista austrohungaro nacido en Trieste que se afilió al NSDAP en 1933 (con 27 años), perteneció a las Sturmabteilung (las SA) con el rango de Sturmführer, participó en misiones en Zagreb y la Francia de Vichy y en Madrid estuvo a las órdenes de Josef Hans Lazar, el hombre de Goebbels en España. Facu Díaz hizo unos días después un chiste en su programa Quieto todo el Mundo recreando cómo debió ser la conversación a la llegada a Tel Aviv:

– ¿Y ése quién es?

– Hermann Tertsch.

– ¿Hermann Tertsch? ¿El hijo de Terstch?

– ¡Ése, ése!

– ¿Cómo que SS?

 

Cacerías nazis en defensa de Israel

Quizás no debería sorprendernos demasiado que un diputado fascista, hijo de un gerifalte nazi, se reúna con el Primer Ministro israelí que dice actuar en defensa del pueblo judío, a la vista de lo que ocurrió hace un mes en varias de las acampadas universitarias propalestinas que se han propagado por el mundo.

Por ejemplo, en la Universidad de California un grupo de neonazis y ultraderechistas atacó la acampada con palos, gases lacrimógenos y otros objetos contundentes a mediados de mayo. Unos días después, ocurrió lo mismo en la acampada de la Universidad Complutense en Madrid –donde miembros de Skin Moncloa y Núcleo Nacional irrumpieron en el campamentos destrozaron carteles, palo en mano y profirieron amenazas y gritos antisemitas– y en la Universitat de les Illes Balears, en Palma –donde varios neonazis y ultras del RCD Mallorca agredieron y amenazaron a varios estudiantes, incluso vistiendo uno de ellos con una camiseta con la calavera emblema de las SS Totenkopf–. Y lo mismo ha sucedido en protestas de Ámsterdam, París, Lyon y Estrasburgo, donde grupos de extrema derecha buscan generar desórdenes para que la policía actúe y desaloje las acampadas.

Cuando la ultraderecha lleva años haciendo de la islamofobia su bandera, su bando no puede ser nunca el de los árabes ni el de los musulmanes”, explica el periodista especializado en antifascismo, Miquel Ramos, en un artículo en Público. “Los israelíes «son como nosotros», civilizados, occidentales, blancos en su mayoría, que mantienen a raya a la bestia árabe. Así que, los grupos nazis y fascistas vuelven a salir de caza, pero esta vez en defensa de Israel.

No hay ninguna contradicción entre ser un neonazi o un fascista y alinearte con el proyecto sionista. Hoy, todas las extremas derechas están defendiendo a Israel y el genocidio que está cometiendo, creyendo que así esquivan su reputación de antisemitas. Una atribución bien merecida, pues muchos de estos partidos, desde el Frente Nacional francés de papá Le Pen (Jean-Marie) hasta los neofascistas entre los que se crio Meloni (el MSI) fueron creados y alimentados por todo el nazi-fascismo de la segunda mitad del siglo XX, que estaba plagado de antiguos combatientes y colaboracionistas del III Reich y admiradores del régimen de las cámaras de gas. Hoy, sin embargo, el proyecto sionista representa el sueño de toda ultraderecha que anhela un etnoestado militarizado que se pase la legalidad internacional por el forro.

La derecha española repite las consignas de los mandatarios israelíes, aunque estos hayan insultado a este país y a su soberanía. El alcalde de Madrid, José Luis Almeida, cierra filas con Israel legitimando el exterminio de civiles un día después de las imágenes de cuerpos ardiendo y niños desmembrados. O se está con Israel, haga lo que haga, o eres cómplice de Hamás y un antisemita. Almeida dando clases sobre antisemitismo mientras mantiene una calle en Madrid a los voluntarios españoles en las filas de Hitler, la División Azul

[…] Israel no representa al pueblo judío, por mucho que intente arrogarse su representación. El sionismo obvia intencionadamente la desconexión de una gran parte de los judíos del proyecto, y la cada vez más presencia judía en la causa palestina, que se niega a que se cometa un genocidio y otros crímenes en su nombre. Esa disociación entre Israel y los judíos es la que hacen hoy los neonazis para servir a la causa sionista atacando a los pro-palestinos. Porque ellos siguen odiando a los judíos igual que odian a los musulmanes, pero como siempre, están con los más poderosos, creyendo todavía que ese es siempre el bando de los vencedores”.

El sionismo y la extrema derecha europea

Tertsch no es la única figura contradictoria en la historia del apoyo de la extrema derecha europea a la causa israelí. Israel goza en la UE del apoyo explícito del Grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos (ECR), considerado como la casa de la extrema derecha menos euroescéptica, y del grupo Identidad y Democracia (ID), donde se agrupan los partidos de la extrema derecha menos europeísta.

Los partidos en ECR (liderados por Meloni) y en ID (seguidores de Le Pen) son los socios fundamentales de Israel en el Parlamento europeo. Tanto, que antes de las elecciones europeas del pasado 9 de junio había que retroceder hasta el puesto 22º para encontrar a otro partido —no adscrito a ningún grupo— que hubiera apoyado más la agenda política de Netanyahu en Bruselas y Estrasburgo. Ahora, tras las elecciones, el número de partidos de extrema derecha ha aumentado considerablemente en 19 de los 27 Estados de la unión, hasta el punto de que ascienden a 40 partidos y ocupan uno de cada cuatro escaños del nuevo Parlamento europeo. Está por ver en qué se traduce la irrupción de nuevas fuerzas fascistas (como el partido español SALF, liderado por Alvise Pérez), en qué grupos recalan o si forman uno propio. Lo que parece claro es que todas estas fuerzas tienen en común un fortísimo sentimiento islamófobo y que apoyarán igualmente al Estado colonial israelí.

De todos los partidos de extrema derecha Vox, integrada en ECR, es la formación europea que encabeza el ranking elaborado por el lobby European Coalition for Israel en el que se mide el grado de adhesión a los postulados del Gobierno israelí en los debates en el Parlamento Europeo. Después del 7 de octubre de 2023, la extrema derecha española, encabezada por el (supuestamente ex) falangista Jorge Buxadé ha votado “a favor de Israel” en el 99% de las resoluciones y medidas referentes a Oriente Medio.

Dentro de la labor de lobby en el Parlamento Europeo destaca la conformación, en 2017, del Grupo de Amigos de Judea y Samaria. Dirigido por el europarlamentario checo Petr Mach —cuyo partido, Libertad y Democracia Directa (SPD) está dentro de Identidad y Democracia o ID— el objetivo de este lobby es confrontar al movimiento de Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS) y eliminar las reticencias y medidas tomadas por las instituciones europeas contra los asentamientos ilegales en Cisjordania. El grupo fue formado por Yossi Dagan, reservista de las Fuerzas Armadas de Israel (FDI), figura clave en el Likud (partido de derechas israelí) y uno de los enlaces entre este partido y el republicano Donald Trump1.

 

El rabino Menachem Margolin, fundador de la Asociación Judía Europea (EJA), es otra figura importante para entender los nexos entre la extrema derecha israelí, los partidos de esta tendencia en Europa, y el trabajo de lobby, que se realiza a través de la Europe Israel Public Affairs, que se ha comparado con la todopoderosa AIPAC estadounidense, si bien el mecanismo de lobby en la UE está menos regulado que en EE UU. Margolin ha defendido en el pasado la necesidad de entablar diálogo con las fuerzas de extrema derecha que lleguen al poder y ha enfocado las críticas a la izquierda europea, a la que la EJA ha colgado la penosa etiqueta de ‘antisemita’.

La adhesión de la extrema derecha continental a los postulados de Israel se ha intensificado a medida que han crecido también las voces discrepantes en Europa, pero se remonta en el tiempo hasta la primera década del siglo. En la interpretación que hizo Netanyahu, ministro de Relaciones Exteriores en 2002 y 2003, de los atentados contra las Torres Gemelas y el Pentágono en Washington DC. El marco planteado por la “guerra contra el terror” lanzada por George W. Bush iba a ser propicio para generar un entendimiento que tiene en la islamofobia (y en la persistencia del anticomunismo) su principal palanca ideológica. 

Este cambio es fundamental para entender tanto el acercamiento a Tel Aviv en el primer cuarto de siglo, como parte del éxito de la extrema derecha, que “ha sustituido el antisemitismo por la islamofobia (sin dejar de ser antisemita)”, como explica Miquel Ramos en un artículo de Pablo Elorduy en El Salto. Prueba de que tiene razón es que, según un informe de 2020 de la European Network – Countering Antisemitism through Education, el 51% de los eslovacos, el 49% de los húngaros, el 38% de los polacos y el 25% de los checos creen que “los judíos tienen poder y control sobre muchos gobiernos del mundo”. Eso no impide que el Este de Europa, y en concreto los países del llamado eje de Visegrado (Polonia, República Checa, Eslovaquia y Hungría), son vistos desde el poder en Tel Aviv como los socios ideales para influir en la UE, en cuanto muestran una “hostilidad hacia los valores de la Ilustración, los derechos humanos y el concepto de nación como comunidad de los ciudadanos, al principio de igualdad y, en general, a los extranjeros”, que entronca con el proyecto iliberal de Netanyahu en Israel, como ha apuntado el académico israelí Zeev Sternhell. La cooperación económica se ha intensificado en los últimos años y estos países —especialmente República Checa y Hungría— han multiplicado sus lazos comerciales. En el caso de Chequia, donde gobierna el Partido Democrático Cívico (ODS), dentro del grupo europeo ECR, la transferencia de armas y munición ha ido in crescendo en los últimos años.

Asimismo, Ramos añade otro factor, el hecho de que Israel se ha convertido en un modelo a seguir para esas fuerzas reaccionarias, puesto que es un “etnoestado que se pasa por el forro las resoluciones de la ONU y la legislación internacional en materia de derechos humanos”.

En un artículo de 2018, el periodista Dominique Vidal, hijo de una víctima del holocausto, fechaba en 2010 el punto de inflexión en la relación entre la derecha supremacista europea y el Likud —el partido de derecha de Netanyahu— en un encuentro promovido por este mismo en Jerusalén. Otro informe, en este caso del investigador del TRT World Research Centre Ömer Carullah Sevim identifica cómo después de la caída del Muro de Berlín y del colapso de la Unión Soviética, la selección del Islam como nuevo enemigo resituó a Israel en un mapa en el que comenzaban a difuminarse las atrocidades de la II Guerra Mundial: “Desde principios de la década de 2000, el interés de los políticos europeos de extrema derecha en Israel ha aumentado gradualmente. Uno de los primeros ejemplos fue la visita del viceprimer ministro italiano, Gianfranco Fini2, a Israel. Fini visitó Israel nueve años después de elogiar abiertamente a Mussolini en 1994”, escribe Carullah Sevim.

La extrema derecha italiana, la derecha y la extrema derecha española —representada por Vox y, antes de su nacimiento, por miembros del PP en la derecha del partido como Alejo Vidal Quadras— o los partidos ultras de República Checa han sido, sin excepciones, adoptados como “fieles amigos” del Likud y la extrema derecha israelí. Los pocos cordones sanitarios se han impuesto sobre la Agrupación Nacional francesa de Le Pen —que está consiguiendo poco a poco integrarse en el equipo de Israel— y con la Alternativa para Alemania, que también lo intenta”, escribe Elorduy en El Salto.

Ese deseo de acoplarse bajo el ala del sionismo lleva a situaciones contradictorias como la del Partido de los Demócratas de Suecia, fundado entre otros por Gustaf Ekstrom, exoficial de las SS alemanas, que se declara el “partido más pro Israel” de Suecia y en el pasado ha mendigado la atención de los ministros israelíes.

[…] Es el caso de Viktor Orban, presidente de Hungría, que rindió honores a Miklos Horthy —el regente del país que envió a más de 400.000 judíos húngaros a los hornos de Auschwitz— o de la excelente relación de Netanyahu con el FPÖ austriaco, partido que hunde sus raíces la Asociación de los Independientes (VDU), fundada en 1949 por antiguos nazis como Anton Reinthaller, su primer líder, que era miembro de las SS. Como titulaba un artículo de Politico el pasado otoño, “la cuna de Hitler se ha convertido en el BFF (mejor amigo para toda la vida) de Israel en Europa”. Y eso que el puesto está disputado”.

Quizás nadie ejemplifique el sentimiento prosionista de la ultraderecha europea mejor que Geert Wilders, líder del Partido por la Libertad (PVV), que en 2024 gobernará por primera vez en Países Bajos. Wilders, que en su juventud fue voluntario en una plantación agrícola en Israel, donde vivió dos años, en 2010 se manifestaba así en una entrevista para Yedioth Ahronoth: “Israel es el faro y la única democracia en esta parte del mundo atrasada y dictatorial […] Israel está muy cerca de nosotros, de nuestra identidad europea. Israel pelea nuestra guerra”.

Explica Miquel Ramos que “respecto a Israel, la islamofobia y la retórica de la seguridad, los buenos resultados de la extrema derecha van a reforzar esa retórica militarista, supremacista de que hay que resguardar el jardín europeo de los bárbaros de oriente, de África y de Rusia”. Y, por ello, el “carnicero de Rafah” probablemente brindó por el avance de la extrema derecha tras las últimas elecciones europeas.

_____________________

1Recordemos que en 2020 Trump presentó el Plan de la Vergüenza para traer la “paz” a la región, reduciendo Palestina a prácticamente nada y favoreciendo los intereses israelíes en todos los puntos. Netanyahu, emocionado, renombró el asentamiento ilegal de los Altos del Golan por los Altos de Trump.

2Fini fue el último gran líder del Movimiento Social Italiano, heredero del fascismo de Benito Mussolini y padre de los actuales Fratelli d’Italia de Giorgia Meloni, un partido que nunca ha renegado de su raíz fascista.

 

https://www.todoporhacer.org 

 

jueves, junio 27

Sangre


 



                                                              A todas mis ancestras



Cuando tenía diez años

me explotó una bomba entre las piernas.

Creí que iba a morir de dolor.

Un agujero implacable me horadaba

y perforaba mis entrañas.

La infancia se desgarró

y saltó por la ventana.


Cuando tenía diez años

descubrí que podía mi cuerpo

engendrar otro cuerpo.
 

En la primavera de cada mes

sobrevivo a un naufragio de amapolas.

Ansío comer pizza y chocolate a deshoras

y no soporto el olor de la mandarina.

Por mis venas se combustiona electricidad.

Un enjambre de alfileres se me clava en los riñones.

Sabe a arcilla la saliva

y a óxido de hierro el sudor.

Mi vagina descorcha una botella de champán efervescente.

Mi ombligo germina una jugosa sandía,

trufada de dinamita con pepitas de miel.

Rebosan de lluvia los pechos

y de mis pezones brotan lagartos y margaritas.


Cuando desciende por mis caderas la luna púrpura

presiento el rugido de las leonas,

añoro el templado regazo de las marsupiales,

descifro el canto de las ballenas,

y en su aleteo evocan mi aliento las abejas.


En la primavera de cada mes

mi corazón se hace agua;

se posa en mi hombro el colibrí más indefenso,

y me convierto en nodriza de las gatas callejeras

y de las perras en celo.

Se incrustan en mi nuca los alaridos

de los heridos que habitan esta tierra herida,

y mi propio alarido nace

de todas las sufrientes de dos pies

y de las torturadas a cuatro patas.


Mis huesos arrastran un cansancio extremo,

un cansancio heredado

de atavismos remendados entre hormonas e instintos,

patrimonio de nuestro sexo lábil.


Mis manos heredo en llagas

de costureras, lavanderas, jornaleras, cocineras, esclavas, brujas y rameras,

desdentadas, artríticas, ignorantes, ultrajadas y violentadas;

manos de pintoras, médicas, astrónomas, escritoras,

hacedoras silenciadas.

[Como ellas, tantas veces, yo también

vi mermar mi sueldo,

el trabajo y las oportunidades

porque mi nombre se escribe con a.]


Árbol de madres hermanas abuelas hijas

que retoña bajo un techo de cristal,

linaje de hembras zurcido a golpes en la historia.


Mis venas se remontan

a los primitivos aullidos homínidos de la pequeña Lucy, luchando por subsistir,

a la pelvis madura de una Eva huérfana de madre y sin cordón umbilical,

al útero telúrico que perpetuó mi huella día a día, año a año, siglo a siglo

hasta engendrar azarosamente el cuerpo que habito,

cuerpo hogar interior de selvas matinales y desiertos nocturnos.

Sus paredes se sostienen en una argamasa anudada

de cicatrices y calostro;

y en sus curvas y circunvoluciones

fructifican hipsípilas y cristales, almendras y escarcha, rizomas de alma.


Un flujo racial recorre mi vulva forjada con polvo de estrellas,

y se extiende hasta las arrugas y cromosomas

de la descendencia futura de mi costilla.

Me arden los ovarios en un magma de magnolias,

orugas y peces.


Soy una mujer que está ovulando

gota a gota

flor a flor

la genealogía humana que ha llegado hasta mi vientre.


Soy carne que engendra vida,

vida que engendra carne.

Soy sangre.


Porque me hice mujer, por regla de naturaleza impuesta,

me pregunto si también los hombres

descubren a los diez años

que ya son hombres.






Cómo habría cambiado mi vida de haberme llamado Emilio.

Emilia Pardo Bazán





Lola López Martín,

Con la hiel en los labios,

Editorial Ultramarina,

Sevilla, 2023.

lunes, junio 24

Citas

 

Solo hay una cosa más aterradora que un fascista que niega el calentamiento global: un fascista que no niega el calentamiento global. Solo dios sabe qué soluciones pueden ocurrírsele a este tipo de persona.

David Graeber

 

Incluso actos de revuelta aparentemente solitarios tienen aspectos sociales y son parte de la lucha general de las explotadas. Tanto por esta razón, como por el sentido personal de gozo y satisfacción que el individuo encuentra en tales actos, es necesario reconocer que ningún acto de revuelta es inútil.

Texto publicado en la revista Willful Disobediencie

 

Es el orden, y no el caos, el que destruye caprichosamente con tal de imponer su forma sobre todos los seres. Solo aquellos que se atreven a ser avatares del caos pueden resistir contra el gobierno asesino del orden.

Feral Faun

 

Sufrimos y resistimos en silencio la violencia del sistema por demasiado tiempo. Nos atacan diariamente. No solo existe violencia en el ejército, en la policía o en las cárceles. Está en la mísera cultura alienante emitida por la TV, por películas y revistas, está en la horrible aridez de la vida urbana. Está en la cotidiana explotación de nuestra fuerza de trabajo, que da a los grandes patronos el poder de controlar nuestras vidas y dirigir el Sistema para sus propios intereses. 

Angry Brigade

 

La guerra es una masacre entre gentes que no se conocen, a favor de otras gentes que sí se conocen, pero no se masacran.

Paul Valery


Temo el día en que la tecnología sobrepase nuestra humanidad. El mundo solo tendrá una generación de idiotas.

Albert Einstein


No me importa si un animal es capaz de razonar. Solo sé que es capaz de sufrir, y por ello lo considero mi prójimo.

Albert Schweitzer


Me dijeron:

- O te subes al carro o tendrás que empujarlo. 

Ni me subí ni lo empujé. Me senté en la cuneta y alrededor de mí, a su debido tiempo, brotaron las amapolas.

Gloria Fuertes


Nunca te lleves al engaño de creer que los ricos van a permitir que votes en contra de su riqueza.

Lucy Parsons


Sin libertad de pensamiento, la libertad de expresión no sirve de nada.

José Luis Sampedro


El que está sometido a vigilancia, y lo sabe, reproduce por su propia cuenta las coacciones del poder; las ejerce espontáneamente sobre sí mismo; inscribe en sí  mismo la relación de poder; se convierte en el principio de su propio sometimiento. Por ello el poder externo tiende a lo incorpóreo; y cuanto más se acerca a este límite, más constantes, profundas e incesantemente prolongados serán sus efectos. 

Michel Foucault, Vigilar y castigar

 

Rechazamos toda legislación, toda autoridad y toda influencia privilegiadas, patentadas, oficiales y legales, aunque salgan del sufragio universal, convencidos de que no podrán actuar sino en provecho de una minoría dominante y explotadora contra los intereses de la inmensa mayoría sometida. He aquí en qué sentido somos anarquistas. 

Mijail Bakunin, Dios y el Estado

 

Dios y Patria son un equipo imbatible, rompen todos lo récords de la opresión y derramamiento de sangre.

Luis Buñuel

 

Prefiero una libertad peligrosa que una servidumbre tranquila.

María Zambrano

 

El ejercer poder corrompe. Someterse al poder degrada. 

Mijail Bakunin