Cuando la multitud hoy muda, resuene como océano.

Louise Michel. 1871

¿Quién eres tú, muchacha sugestiva como el misterio y salvaje como el instinto?

Soy la anarquía


Émile Armand

lunes, agosto 30

Entrevista a José Antonio Fortes



PREGUNTA ¿La condición de ser reconocido y conocido como intelectual es estar al servicio del poder?

RESPUESTA El capital necesita funcionarios intelectuales que a él se vendan, que estén a su servicio, y los tiene a sueldo. Les paga con dinero y con prestigio, con reconocimiento social, a ser posible mediante el espectáculo televisivo, mediante los mass media, mediante los aparatos de prensa y propaganda y publicidad. Estos ocupan lugares de poder, tanto de poder político como de poder económico e ideológico, son ricos y famosos, poderosos. Fuera de ellos, fuera de estos lugares, en lugares infernales pero radicales y fuertes estamos quienes, con nuestra fuerza de trabajo intelectual, como Viejos Topos, como Viejos Átopos, desnudamos y socavamos sus dominios, sus poderíos, sus servilismos.

En la línea de García Rúa y algunos otros, usted defiende que, más que transición, lo que hubo a la muerte del dictador fue transacción, pacto y traición de la izquierda a sus bases y después engaño y desmemoria... Al final, los temibles socialistas y peceros no eran tan rojos ni tan enemigos irreconciliables del fascismo ¿es así?

Sin duda, y a los hechos me remito. Aquello fue una falsa transición, una transición sangrienta, de traiciones, muertes, represión y silencios, que propició la impunidad histórica de los asesinos fascistas, estos mismos que todavía hoy alardean de su poder y lo ejercen. Aquella fue la historia hecha por los dirigentes que incluso se motejaban de “obreros” contra su base obrera. Todavía soportamos sus cambalaches, sus traiciones, ¿hasta cuándo?

Profesor Fortes, ¿cuándo cree que los empresarios y los bancos dejarán de aplaudir al poder político?

Nunca. Porque el Estado y todas sus instituciones, todos los aparatos del poder político, no son más que prolongaciones del primero y último de los poderes, de los poderes determinantes, los poderes económicos del capital. El juego y teatro de “la política” lo representan actores y hombres de paja puestos ahí para la defensa del modo de producción capitalista y sus ganancias, sus propiedades privadas. Son agentes cuya función política y estatal está en legalizar, en dar cobertura legal a las ganancias y demás corruptelas o delincuencias (legales, por tanto) del capital y sus personificaciones.

El anarquismo siempre ha sido más partidario de la acción y la praxis que de la teoría, ¿debemos inferir de esto que el anarquismo es un antiintelectualismo?

Sí y no. Sí, en cuanto estamos en contra de todo intelectualismo, ya sea en su forma de organización de intelectuales a sueldo del capital, ya sea en su forma de teoricismo, de pasividad intelectual, metidos entre las cuatro paredes de la teoría, de las elucubraciones teóricas. Así que, todos en contra del teoricismo. Así que, pasemos a la práctica. Pero, pasar a la práctica, a la acción, no de modo inconsciente, intuitivo, espontáneo, porque reproduciríamos el lavado de cerebro y el control que el capital nos tiene hecho desde la escuela, sino pensando y sabiendo cuales son los objetivos inmediatos y cuáles los objetivos a medio y largo plazo de nuestra emancipación, de nuestra rebelión y nuestra victoria.

Hoy se celebra con nostalgia la movida, pero ¿qué fue la movida?

Fue una fiesta de fuego fatuo, de fuego de artificio, donde aprendieron su primer oficio los intelectuales a sueldo del capital. Y si alguien, contrario a esta función primera, se mezcló entre sus filas, pronto lo pagó caro, lo pagó con su suicidio. Un suicidio que pudo ser real, físico, biológico; o social e intelectual, dejando de escribir y publicar, de cantar, de trabajar intelectualmente contra el capital y sus poderes.

Usted, con su libro, nos viene a decir que todos los Cela, Muñoz Molina, Elvira Lindo, Almudena Grandes, Caballero Bonald, Javier Cercas, Luis Antonio de Villena, García Montero, Felipe Benítez Reyes, etc. son los cantores del entreguismo y que con sus obras no hacen más que fabricar ideología al servicio del Estado, legitimando con sus libros la explotación de clase, la violencia y la delincuencia estructural de este capitalismo que padecemos. ¿Cómo es posible eso?

Es así de claro y evidente. Se produce diariamente delante de nuestros propios ojos y con nuestra forzosa o forzada contribución. Primero, porque se realiza costeado y pagado con el dinero que nos extraen de nuestra explotación, con dinero público. Segundo, porque son más ricos y famosos cuanto más y más eficazmente vendan sus mercancías culturales e ideológicas. Estas mercancías, sea en forma de canciones, en cine,
en televisión, en novelas, en poesía, solo hablan de amor y sentimientos como sumisión al capitalismo, como una especia de terapia ante sus males, ante los males del capitalismo y sus delincuencias legales, sus violencias legitimadas, sus crímenes históricos. Son mercancías culturales que consumimos y que con ello alimentan y aumentannuestra alienación.

¿Qué diferencia hay entre la generación del 27 y estos de hoy?

La llamada generación del 27 es un fraude, aquello fue un grupo de señoritos de la literatura cuyo culto oculta la realidad intelectual durante los años 1920-1936. Hoy son los modelos de nuestros actuales intelectuales de consumo, que podemos considerar sus discípulos por tanto, sus epígonos. Aquellos fueron unos representantes de las élites dirigentes, con un origen de clase burgués, con una permanencia de clase dentro de los objetivos e intereses de la burguesía en bloque. Hoy, la producción de cultura e ideología es una producción no elitista sino masiva, para
dominar y someter a las clases subalternas, para reconvertirlas en clases consumistas, ciegas y adictas al consumo salvaje. ¡Consuma, siga usted consumiendo intelectuales guapos y famosos, del rojerío a ser posible!

El mito de Federico García Lorca parece, por lo que usted defiende, que es una construcción postmorten de Rafael Alberti, el PCE y el Ministerio de Instrucción Pública de la República que llega hasta nuestros días amplificado. Las declaraciones de Luis Cernuda y Antonio Machado sobre el particular, al decir que "el pueblo que Federico amaba no era precisamente el que canta la Internacional" y Carlos Morla añadiendo que "el partido de los pobres" con el que se identificaba Lorca era "el partido de los pobres buenos" de Jose Antonio Primo de Ribera son, cuando menos, escalofriantes dado el circo que hay montado en torno al poeta, que nos puede decir al respeto.

Lorca fue un intelectual orgánico de la burguesía que escribe en defensa de sus intereses de clase.

Profesor Fortes, ¿dónde está la literatura obrera? ¿Nos podría poner algunos libros como ejemplo para rastrearla?

Hoy no hay literatura obrera. Habrá que escribirla, hay que hacerla, hoy ya podríamos encontrar algo de sus comienzos en los poemas que usted mismo escribe, en los de Enrique Falcón o en la reciente novela de Fernando Ventura, Vida accidental de un anarquista.


Extraído del periódico CNT.

Documental: Choque de civilizaciones


En recuerdo de los jóvenes asesinados en la valla de Melilla y Ceuta en el 2005


12/10/2009
Cuatro años después de los asesinatos en las vallas de Ceuta y Melilla la impunidad es la única consecuencia. De las decenas de muertos y desaparecidos (tan solo en la valla) solo conocemos dos sentencias judiciales: una marroquí que señala a agentes españoles como causantes de la muerte de un camerunés y otra española que señala a agentes marroquíes como causante de la muerte de otro joven, también camerunés.


Tampoco han habido responsabilidades políticas.

Desde el año 2005 Marruecos ha asumido el control de la frontera por el método - del tiro por la espalda - mientras que España lo hace con extraños aparatos de avanzada tecnología.

El mar hace el resto.

Hoy para recordar la valentía de aquellos hombres que lucharon hace 4 años por su dignidad, la de sus familias y su pueblo, os invitamos a ver el documental: Choque de Civilizaciones.

http://melillafronterasur.blogspot.com/



Artículo remitido por:
derechoshumanos.melilla@nodo50.org  (APDHM)
TITULO: Choque de Civilizaciones
DURACIÓN: 30'
PROCEDENCIA: Guelaya - Ecologistas en Acción
FECHA DE PRODUCCIÓN: 2005
CATEGORÍA: SociedadSINOPSIS: Choque de civilizaciones es un testimonio estremecedor de los graves y tristes acontecimientos sucedidos en la frontera de Melilla en Octubre y Noviembre de 2005, cuando muchas personas intentaron saltar la valla que separa Marruecos de Melilla y sufrieron la brutal represión de la Guardia Civil y el Ejército español así como de la policía marroquí.
 Documental:
http://www.dailymotion.com/video/x7l3pa_choque-de-civilizaciones_news


La vigencia del Anarquismo

Este es un video que me encontré en youtube y que me ha parecido muy bueno. Observamos y sobre todo escuchamos como aquellos que hicieron realidad una supuesta utopía y nos dan animos para seguir luchando.
Seguir luchando no lo es todo, lo más importante es tener una buena organización, lo más importante es organizarse, estar unidos, y luchar juntos por nuestro objetivo.
En los tiempos que corren las cosas se ponen cada vez mas difíciles. Atacan las mentes libres desde los medios de comunicación con manipulaciones y patrañas despiadadas, desde la publicidad nos quieren llevar por sus senderos y desde la educación nos convierten en los trabajadores más fieles al capitalismo. Esta humanidad está podrida por dentro y por fuera. Debemos tomarnos en serio las cosas que están ocurriendo, no pararnos a hablar, aunque eso también sea muy importante, pero debemos luchar, salir a las calles, usar nuestro derecho a la libertad de expresión (artículo 20 de la constitución española), debemos poner cara frente a los problemas que son cada día más y más.
Nos están quitando derechos que habíamos ganado, están echando a cientos de personas cada día y ninguno dice nada. El silencio recorre las calles y no somos pocos.
Debemos hacer de las calles nuestro mar y de la voz nuestro remo.
Salud y anarquia.


video

viernes, agosto 27

"Manifiesto" de Nicanor Parra

MANIFIESTO

Señoras y señores
Esta es nuestra última palabra.
–Nuestra primera y última palabra–
Los poetas bajaron del Olimpo.
Para nuestros mayores
La poesía fue un objeto de lujo
Pero para nosotros
Es un artículo de primera necesidad:
No podemos vivir sin poesía.
A diferencia de nuestros mayores
–Y esto lo digo con todo respeto–
Nosotros sostenemos
Que el poeta no es un alquimista
El poeta es un hombre como todos
Un albañil que construye su muro:
Un constructor de puertas y ventanas.
Nosotros conversamos
En el lenguaje de todos los días
No creemos en signos cabalísticos.
Además una cosa:
El poeta está ahí
Para que el árbol no crezca torcido.
Este es nuestro mensaje.
Nosotros denunciamos al poeta demiurgo
Al poeta Barata
Al poeta Ratón de Biblioteca.
Todos estos señores
–Y esto lo digo con mucho respeto–
Deben ser procesados y juzgados
Por construir castillos en el aire
Por malgastar el espacio y el tiempo
Redactando sonetos a la luna
Por agrupar palabras al azar
A la última moda de París.
Para nosotros no:
El pensamiento no nace en la boca
Nace en el corazón del corazón.
Nosotros repudiamos
La poesía de gafas oscuras
La poesía de capa y espada
La poesía de sombrero alón.
Propiciamos en cambio
La poesía a ojo desnudo
La poesía a pecho descubierto
La poesía a cabeza desnuda.
No creemos en ninfas ni tritones.
La poesía tiene que ser esto:
Una muchacha rodeada de espigas
O no ser absolutamente nada.
Ahora bien, en el plano político
Ellos, nuestros abuelos inmediatos,
¡Nuestros buenos abuelos inmediatos!
Se refractaron y se dispersaron
Al pasar por el prisma de cristal.
Unos pocos se hicieron comunistas.
Yo no sé si lo fueron realmente.
Supongamos que fueron comunistas,
Lo que sé es otra cosa:
Que no fueron poetas populares,
Fueron unos reverendos poetas burgueses.
Hay que decir las cosas como son:
Sólo uno que otro
Supo llegar al corazón del pueblo.
Cada vez que pudieron
Se declararon de palabra y de hecho
Contra la poesía dirigida
Contra la poesía del presente
Contra la poesía proletaria.
Aceptemos que fueron comunistas
Pero la poesía fue un desastre
Surrealismo de segunda mano
Decadentismo de tercera mano
Tablas viejas devueltas por el mar.
Poesía adjetiva
Poesía nasal y gutural
Poesía arbitraria
Poesía copiada de los libros
Poesía basada
En la revolución de la palabra
En circunstancias de que debe fundarse
En la revolución de las ideas.
Poesía de círculo vicioso
Para media docena de elegidos:
«Libertad absoluta de expresión».
Hoy nos hacemos cruces preguntando
Para qué escribían esas cosas
¿Para asustar al pequeño burgués?
¡Tiempo perdido miserablemente!
El pequeño burgués no reacciona
Sino cuando se trata del estómago.
¡Qué lo van a asustar con poesías!
La situación es ésta:
Mientras ellos estaban
Por una poesía del crepúsculo
Por una poesía de la noche
Nosotros propugnamos
La poesía del amanecer.
Este es nuestro mensaje,
Los resplandores de la poesía
Deben llegar a todos por igual
La poesía alcanza para todos.
Nada más, compañeros
Nosotros condenamos
-Y esto sí que lo digo con respeto-
La poesía de pequeño dios
La poesía de vaca sagrada
La poesía de toro furioso.
Contra la poesía de las nubes
Nosotros oponemos
La poesía de la tierra firme
-Cabeza fría, corazón caliente
Somos tierrafirmistas decididos-
Contra la poesía de café
La poesía de la naturaleza
Contra la poesía de salón
La poesía de la plaza pública
La poesía de protesta social.
Los poetas bajaron del Olimpo.

Obra gruesa, 1969.

Nicanor Parra Sandoval (San Fabián de Alico, 5 de septiembre de 1914) es un poeta chileno, considerado el creador de la antipoesía cuya obra ha tenido una profunda influencia en la literatura hispanoamericana.

martes, agosto 24

Libros prohibidos

La vanguardia editorial desde principios del siglo XX hasta la Guerra Civil.
Una impresionante colección inédita sobre la vanguardia editorial desde principios del siglo XX hasta la Guerra Civil. Este libro rinde un homenaje a este extraordinario legado visual, que quedó oculto por la opresiva propaganda franquista y que, tras años de búsqueda incesante, Sergi Freixes ha conseguido recuperar en una colección única en nuestro país.
Viena Ediciones, Colección Viena art, Barcelona 2010
176 págs. Rústica il. col. 27x25 cm
ISBN 978-84-8330-410-5

jueves, agosto 19

Los transgénicos avanzan por la imposición de las multinacionales y la complicidad del Estado

El pasado mes de abril se celebró la II Semana de Lucha Contra los Transgénicos, organizada por diferentes colectivos sociales, y que culminó con una gran manifestación en Madrid, a la que acudieron alrededor de 15.000 personas procedentes de todo el estado español.

Este año la jornada de lucha adquiría un significado especial debido a que unos días antes la Comisión Europea, aprobaba cinco nuevos expedientes de Organismo Genéticamente Modificado (OGM). Con la aprobación unilateral de estos nuevos transgénicos el "Ejecutivo Comunitario" ha empezado a dar "señales" respecto al futuro de las políticas sobre transgénicos ante el "bloqueo" y las diferencias constantes, entre los estados miembros, anunciando que en verano propondrá un cambio en las reglas sobre estos productos. Con estos cambios el Ejecutivo Europeo pretende limitar la acción de ciertos estados miembros que están impidiendo el cultivo en sus territorios de este tipo de semillas, como consecuencia del rechazo social y científico que provocan los OGM. El Comisario de Sanidad ha insistido en que todos estos OMG tienen informes favorables de la Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (AESA), un organismo, todo hay que decirlo, que no se caracteriza por su imparcialidad ante este tema.

Con la aprobación de estos nuevos cultivos modificados genéticamente no sólo se añaden nuevos riesgos alimentarios, sino que se perpetúa un sistema productivo que está dejando en manos de unas multinacionales nuestra alimentación. Un modelo productivo que prima la productividad económica por encima de todo y que trata a la tierra como un eslabón más en la cadena productiva. Esta visión explotadora está llevando a la ruina a cientos de miles de campesinos y campesina en todo el mundo y está poniendo en riesgo la soberanía alimentaria de los pueblos. Es un modelo que ataca la biodiversidad planetaria y pretende patentar los recursos naturales que son un bien de toda la humanidad.

Según datos de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria en torno al 15% de los alimentos que se comercializan para el consumo humano, y a la venta en los supermercados, contienen maíz o soja transgénica y prácticamente el 100 % de la carne que se consume ha sido engordada con pienso elaborado con soja y maíz transgénico sin que esto se refleje en el etiquetado y los consumidores tengamos la posibilidad de evitarlo. Entre los productos transgénicos hay leches y papillas infantiles, galletas, bollería o platos preparados.

Peligro para la salud

Los últimos estudios de universidades francesas demuestran los efectos nocivos para la salud del maíz importado, cultivado y consumido en el Estado español. A principios de año se hacía público un estudio desarrollado por científicos franceses de las Universidades de Caen y Rouen, que analiza los riesgos para la salud asociados a tres variedades distintas de maíz modificado genéticamente: MON810, MON863 y NK603. Precisamente, el MON810 es el único autorizado para su cultivo en la UE, y España es prácticamente el único país europeo que lo cultiva a gran escala. Según esta información recogida del periódico Diagonal, "los autores encontraron evidencias de daños en hígado o riñones, y muestras de problemas en el sistema metabólico en mamíferos. También critican la forma en la que Monsanto había analizado los datos, sin seguir los estándares científicos internacionales".

El Estado Español, paraíso para las multinacionales

España acoge el 42% de todos los experimentos con transgénicos al aire libre realizados en la Unión Europea en los últimos años. Dicho de otra manera, nuestro país se ha convertido en el campo de pruebas favorito de las multinacionales. Existen un total de 63 pueblos que experimentan con estos cultivos a campo abierto, de los cuales 21 pertenecen a Castilla y León.


Artículo completo en la página 20 del periódico CNT: http://www.cnt-ait.tv/d/1139-2/cnt_368_web.pdf

lunes, agosto 16

La Transición. Un juicio libertario.

JOSÉ LUIS GARCÍA RÚA

Extractos de la charla pronunciada en Gijón (instituot Jovellanos) el 17 de Enero de 1997
Quisiera iniciar el discurso partiendo de una frase que aparece por ahí en los medios de comunicación: “los veinte años de libertad más fructíferos en casi 200 años”. Así presentan la transición esos medios y sería bueno para la historia de España si realmente hubieran sido los más fructíferos en 200 años porque querría decir que antes de esos 200 años transcurridos hubo otros más fructíferos, cosa que, mirando la historia, no se comprueba, porque si esto nos lleva a finales del siglo XVIII, no vemos que este haya sido un siglo de libertades, ni mucho menos las monarquías absolutas del siglo XVII, como tampoco la etapa del Principado y de los Reyes Católicos pueden exhibir esa bonanza, y mucho menos la Edad Media. Entonces lo que tácitamente esta frase querría decir es que estamos ahora viviendo los mejores años de la Historia de España desde las cavernas y esto parece excesivo. Desde mi punto de vista, no se puede proceder a esta exaltación del régimen de transición porque el régimen de transición hace agua por muchos costados y es criticable desde muchos aspectos. Gregorio Morán, en abril de 1992, escribió un artículo en El País en el que consiguió retratar de la mejor manera la situación que dio en llamarse transición, lo que ella significó y cuál era su substancia. Empezaré diciendo que este hombre entendía así la transición y son palabras suyas: “la transición fue la funeraria de la izquierda española”: Desde este punto de vista, la transición puede mostrarse, sin violencia argumental, como una trampa histórica. Hemos escuchado a Felipe González y a otros hombres, también del Partido Socialista, cuando eran objeto de crítica por parte de la derecha, hacer gala de que ellos no habían pasado factura al régimen anterior, el que hayan, por interés o lo que fuera, cerrado los ojos ante el hecho histórico del franquismo, determinando con ello la forma como se produjo la transición y el cómo de aquellos polvos vinieron estos lodos. Que hombres que torturaron, que escarnecieron, que trataron la dignidad humana de una manera absolutamente intolerable hayan seguido por juzgados, comisarías, puestos de administración, capitanías, etc. es realmente triste para nosotros, para España que arrastra un tremendo peso de la guerra civil, para España que tuvo más de 300.000 fusilados, muchos cientos de miles de presos y en conjunto un millón de muertos. No se puede olvidar la historia de un momento para otro con paños calientes o con frases más o menos hipócritas que no tienen más misión que la de echar arena a los ojos del resto de los españoles. Nada de esto quiere decir que aquí se esté recriminando el que no se haya procedido a juicios sumarísimos o sumarios o vindicaciones cruentas de ningún género, cosa por lo demás imposible Se recrimina simplemente la complicidad en el establecimiento de una situación que conculca la justicia de dos maneras: manteniendo la continuidad de lo anterior en elementos, estilos y estructuras, y no dando satisfacción moral a los maltratados, ofendidos y humillados, cuyos sufrimientos se intenta comprar con hipócritas pagas dinerarias, verdadero símbolo, por el medio empleado, de un régimen de corrupción a punto de iniciarse.
Dice Gregorio Morán: “allí la clase política e historiadores, en una reunión donde se santifica la transición, decidieron cómo se debía de escribir la transición y cómo debía quedar el repertorio de personajes ante la inminente posteridad. Así fue posible que el gremio de historiadores especializados en la transición construyeran una historia angélica basada en los testimonios de los protagonistas”, “mostraba al mundo cómo se podía pasar de una tiranía totalitaria a un régimen democrático, homologado con el occidente”. Se trató entonces en muchos aspectos de una compra de conciencias, para otros significó una desviación por inconsciencia, por no saber dónde se encontraban verdaderamente, para otros más supuso la postergación y la reducción al silencio de todos aquellos que habían luchado por una salida clara de la situación y que buscaban igualmente un discurso claro y decente que diera razón y la explicación de la nueva situación. Estos hombres fueron posteriormente tachados como portadores de un “pensamiento políticamente incorrecto”., calificación que sigue siendo oída todavía en muchos medios, lo que es tanto como una especie de santificación del rechazo de determinadas conciencias, de determinadas personalidades. “La única alternativa”, sigue diciendo Gregorio Morán, “estaba en disputar la hegemonía del tránsito, pero no el tránsito mismo”, “nadie se atrevió a decir la verdad porque la realidad política durante la transición les parecía el más peligroso revulsivo y debía ser manejada con la peligrosidad de un explosivo”. “Mientras duró la transición, nuestra clase política tuvo bula, se constituyó en un mandarinato de nobles”, “Los medios de comunicación desempeñaron en general un papel de instrumentos políticos de esa clase que hoy está indignada porque se les acabaron las indulgencias”. Los que no suscribieron la transición de manera inmediata fueron considerados unos resentidos, unos frustrados y seguramente ello aconteció y acontece, dice Gregorio Morán “porque somos un país con tradición lanar, nos viene de la Mesta, y esto quizá explique por qué cuando se trata de hablar de ovejas, le concedemos la palabra siempre al lobo”, “Criticamos la transición por una sola razón obvia, porque fuimos lo que fuimos sólo en función de que miramos lo que nos rodeaba con ojos críticos y ése es el único patrimonio de nuestro pasado al que algunos no estamos dispuestos a renunciar”. No estamos dispuestos a renunciar a ese patrimonio de sinceridad, a ese patrimonio de ojos limpios, a ese patrimonio de ojos críticos, a ese patrimonio de poner el dedo en la llaga porque esa es la única manera de que los males puedan llegar a ser curados y podamos atajar algo que yo entiendo como muy peligroso, como fatalmente peligroso hacia el futuro, si las cosas siguen por el camino que van.

 Artículo completo en: http://germinallibertario.blogspot.com/2008/11/la-transicin-un-juicio-libertario.html

martes, agosto 10

Estudio del Estado (XIII)



Félix Rodrigo Mora *

La crítica del Estado, para ser efectiva, para persuadir y promover resistencia, combates y revolución, debe ser realizada desde la realidad, más que desde las teorías, y ha de hacerse en concreto, no en abstracto. De poco valen las denuncias generales, meramente fraseológicas, aunque se ha de reconocer
que éstas son positivas, a pesar de todo, en comparación con la tendencia a reducir la actividad militante a los pequeños asuntos del día que nada resuelven, pero que desmoralizan y dañan psíquicamente a quienes lo hacen, pues el espíritu humano no está hecho para lo mezquino y lo insignificativo.
Cada seis de diciembre tenemos ocasión de manifestar el rechazo, reflexivo y en la calle, al actual orden de dictadura estatal, constitucional, partitocrático y parlamentario, pues es la fecha en que las élites que nos dominan celebran el aniversario del espúreo referéndum constitucional celebrado ese día de 1978, en el cual el aparato estatal hizo aprobar, a través de la manipulación de las conciencias, la actual norma suprema, política- jurídica, que nos priva de libertad.
Por desgracia, es muy poco lo que se va haciendo, año tras año, dado que las cuestiones menudas y menores ocupan el tiempo y energías de casi todos y todas. Pero es aún posible cambiar eso. Las pequeñeces reivindicativas no tienen significación estratégica, no permiten alterar la correlación de fuerzas en el seno de las clases populares, no nos acercan a la revolución. Es más, convierten a muchos en socialdemócratas de facto, volcados en la idea de vivir mejor aquí y ahora, con más consumo, que se logra en la "lucha" reivindicativa supuestamente anti-capitalista.
El estudio de la Constitución Española en vigor, que es el estudio del régimen político actual, concreto, no abstracto, del ente estatal tal y como hoy se manifiesta, debería ser una tarea habitual de quienes se dicen revolucionarios, y tendría que ser hecho colectivamente, en equipos de trabajo. De tal estudio, en
tanto que acto de rechazo y repudio, habría de salir la acción en la calle contra el vigente sistema de dictadura política.
Pero hay más. En 2012 los grupos de poder y dominio que nos convierten en neo-siervos celebrarán el 200 aniversario de la "Constitución Política de la Monarquía Española", promulgada en Cádiz, el 19 de marzo de 1812, que es el texto más funesto de nuestra historia contemporánea, pues en él se ordena el régimen de tiranía que existe hoy, dado que la actual Constitución es mera actualización de la entonces impuesta a las clases populares.
Todo el descomunal aparato de adoctrinamiento de la actual "sociedad de la información y el conocimiento" se pondrá en marcha para persuadir a las gentes de que el existente es un maravilloso régimen de libertades y un admirable orden democrático. Será ese un gran duelo político que nadie podrá eludir. Quienes pretendan continuar con las ínfimas cuestiones reivindicativas, las luchas anti desarrollistas sin perspectiva estratégica, las vituperaciones en abstracto contra el Estado, la retórica "anticapitalista" que desemboca en implorar al ente estatal que nos proteja del capital y refuerce el Estado de bienestar, manifestarán su connivencia con el actual régimen de dictadura.
Nadie podrá estar al margen de esa batalla, que no será sólo ni siquiera principalmente un debate sobre historia, sino una gran controversia sobre el presente y el futuro, acerca de si lo óptimo es el régimen político actual o bien si lo deseable es un orden político de autogobierno y autogestión, asentado sobre una gran red de asambleas populares omni-soberanas, sin este estatal, por tanto, sin capitalismo.
En esa lucha hemos de hacer llegar a la opinión pública la idea de que en los más de treinta años de dominio del actual orden constitucional ha quedado probado en los hechos que éste no permite la participación política de las clases populares, que es un sistema que pisotea la libertad de conciencia, la libertad política y la libertad civil y que, por ello, carece de legitimidad, de manera que ha llegado la hora de realizar su denuncia de masas, paso previo a su derrocamiento revolucionario1.
Quienes escurran el bulto manifestarán una vez más su gusto por la marginalidad, pues siempre eluden las cuestiones decisivas en beneficio de actividades neo-socialdemócratas de un tipo u otro. Se aproxima una batalla política de primera magnitud y hay que librarla con determinación, en un momento en que el sistema constitucional y parlamentario se ha desenmascarado bastante, de manera que es oportuno poner sobre la mesa lo más decisivo: cuál ha de ser el régimen político del futuro, en lucha contra quienes se están lanzando ya a la arena a hacer la apología de esos 200 años de constitucionalismo, que han hecho del país un inmenso cementerio de la libertad.
Por tanto, preparémonos para la batalla política, creemos equipos de estudio y trabajo ya ahora, para convertirlos en grupos de acción y lucha en la calle en las fechas señaladas, por la libertad, por un régimen de asambleas omni-soberanas, por la revolución, contra el perverso constitucionalismo liberal y parlamentarista.

sábado, agosto 7

"Cajas" de Ángel Guinda




Lo diría una indígena y tendría razón:
“Ustedes tienen la vida organizada en cajas.
Nacen y les depositan en una cajita,
su casa es una caja, y las habitaciones
son cajas más pequeñas.
Suben a la casa en una caja,
bajan a la calle en una caja.
Viajan en una caja.
Duermen y hacen el amor sobre una caja.
A través de una caja ven el mundo.
Cambian de casa: lo meten todo en cajas.
Los Bancos y las Cajas hacen caja.
Y cuando mueren
les introducen también en una caja.”
Todo está hecho para que encajemos.
Nos encajan la vida.
Algunos no encajamos, y nos desencajamos.

lunes, agosto 2

Ordenanzas Municipales: el Gran Hermano más cerca que nunca



Este martes 31 de mayo se aprobó en el Pleno del Ay-untamiento de Zamora una ordenanza municipal de convivencia ciudadana y prevención de actos vandálicos. Esta ordenanza no es más que un mecanismo de control envuelto en un falso civismo que está justificada en una realidad manipulada en base a los intereses de quienes la han elaborado.

Tal vez entiendan que debamos copiar la convivencia de la que ellos hacen gala en los Ayuntamientos, en el parlamento, en la prensa… Quizás intenten con esta ordenanza acabar con el vandalismo que se produce en los centros de trabajo (abusos de autoridad, sumisión, asesinatos por “accidentes laborales”, incumplimiento de sus leyes laborales, impunidad de los empresarios para no pagar salarios...), contaminación de ríos, aguas, destrucción de bosques y parajes naturales, corrupción política, urbanística… Pero, no van por ahí los tiros, esta medida es claramente recaudatoria y va a atacar claramente a los que menos tienen como por ejemplo mendigos, gente que tiende la ropa en su balcón, los que juegan con una pelota, andan en monopatín y ,cómo no, a los movimientos sociales y sindicatos como la CNT. Se han atrevido a decir que no se aplicará concienzudamente porque la aplicación de esta ordenanza al pie de la letra supone que cada zamorano que sale de casa incumpla varias veces alguna parte de esta. Y si no se aplica concienzudamente ¿a quién se aplicará? ¿Tendremos que rendir cortesía y sumisión a los agentes para que no nos multen?

No podemos entender la calle (y no sólo ésta, ya que se mete en ámbitos de nuestro domicilio) como algo más a legislar, cada día van acortando más nuestros espacios de libertad colectiva (de la individual mejor ni hablar).
La calle, ese espacio donde se juega, se divierte, se habla, se pasea o se está, nunca ha de ser de nadie en concreto, pero si llegara el momento de reivindicar la propiedad de la misma, debería ser un espacio libre de cualquier presión «legal» institucionalizada.
Los políticos tienden a aborregar a sus ciudadanos como si de meros sirvientes se trataran, para ello, emiten un montón de leyes desde sus elegantes edificios. Intentan obligarnos a creer que siempre tienen la razón y que nuestra función como personas es obedecer lo que nos dicten. Para ello, sus leyes se hacen respetar, si hiciera falta, con unos ciudadanos uniformados. Los mismos que, a cambio de un sueldo, son capaces no sólo de imponernos los deseos de los señoritos políticos, sino incluso de darnos una buena reprimenda por no acatar los dictados de «su» patrón del momento. Por eso con esta ordenanza de convivencia ciudadana y prevención de actos vandálicos desean reivindicar como en los mejores momentos de Fraga, que la calle es de ellos, al igual que fue de los hitlerianos, de Franco, de los Stalinistas, de la Iglesia…
Pero la calle no es suya ni de ningún otro, es de todos. De ahí que las calles sean, aunque así no guste recordarlo, el único espacio donde la gente tiende a expresar no sólo sus apoyos, sino incluso su enfado, su oposición, las reivindicaciones olvidadas, las ideas que no por ser minoritarias son injustas, etc.
La calle deberá ser de la pluralidad, no de aquellos que tienen ejércitos, policías, medios de comunicación cuya función es crear opiniones interesadas a su disposición. La calle, no insulta por tener un cartel reivindicativo o una pintada, o gente comiendo en los jardines, tendiendo ropas en su fachada… porque ello, lejos de ser un ataque a la libertad, es el máximo exponente de ésta que se puede dar en este sistema cada vez más legislador y represor.
La calle no sólo es cemento, tierra prensada o adoquines. Es un espacio de personas que, pensándonos libres de otro tipo de represión «legal», sirve como espacio para comunicarnos o desarrollar proyectos más participativos que unas elecciones cada cuatro años, para votar y elegir a esos que utilizarán las calles para sus desfiles, para su propaganda o para sus acólitos.
La calle se ha de negar a ser un mero espacio silenciado, mudo, utilizado para no pensar, no reivindicar, no protestar, porque si eso se lograra, pasará como en Honduras: que los golpistas se muestran más legales que nadie, silencian o matan a los que los denuncian y ponen condiciones a los perseguidos.
La calle se niega a enmudecer y eso demuestra la salud de un pueblo que se niega a perder sus derechos más elementales, como la libertad de expresión. Los zamoranos tenemos que demostrar que esta ciudad no apesta a dictadura y que está harta de la clase política.

NO CONSEGUIRÁN CIUDADES MUDAS COMO EN LA DICTADURA.


GRUPO ANARQUISTA 19 DE JULIO F.A.I.